Volver arriba

 

Cuando hacer el Camino de Santiago

 

Es aconsejable evitar las altas temperaturas de las horas centrales del día

Cada época del año tiene sus ventajas e inconvenientes añadidos, lo más habitual es realizar el Camino de Santiago los meses de verano, al coincidir estos con los periodos vacacionales. La mayor duración de los días sumado al casi garantizado buen tiempo hacen de estos días los más concurridos. Son muchos los que se animan a hacer el Camino esos días y esto hace que dependiendo la vía que elijamos (Camino Francés, Camino del Norte…), no estemos totalmente solos en casi ningún momento. Por suerte cada día existen más establecimientos que prestan sus servicios a los peregrinos, pero aún así los días de mayor afluencia son muchos los que cuelgan el cartel de completos, obligándonos a planificar muy bien nuestras etapas para evitar problemas innecesarios. El tremendo calor de los días hace que etapas no muy exigentes se tornen duras de realizar. Prácticamente desde que abandonamos Pamplona hasta que no llegamos a Astorga estaremos a la merced del implacable sol.

 

El invierno por el contrario, aunque cada día somos más peregrinos los que nos aventuramos a realizar el Camino en esos meses, las dificultades son otras. Los pueblos del Camino tan llenos de vida el resto de meses del año caen en una especie de hibernación mostrando, como muchos puristas dicen, la verdadera esencia del Camino. El trato con la gente se hace más sosegado y cercano, también los ratos en soledad permiten disfrutar de otra manera del recorrido. Al tiempo, igual o más de exigente que el del verano, se le suman los cortos días y la escasez de lugares abiertos en las localidades que atraviesa el recorrido, condicionando tremendamente la planificación del viaje. A ello debemos añadir el equipo necesario que se amplía considerablemente.Nos podemos encontrar con unas adversas condiciones meteorológicas, aún no siendo invierno
Un rosario de peregrinos en el CaminoEl final de la primavera y el principio del otoño se brindan como los meses ideales, escogidos cada vez por más personas para su peregrinación. Este hecho se nota sobre todo en el Camino Francés, el más realizado actualmente, que ve como estos meses empiezan a tener, en momentos puntuales, los mismos problemas de ocupación que en verano. Es un periodo que ofrece unas panorámicas y unos contrastes de colores que no dejan indiferente a casi nadie. Los días con un buen promedio de luz permiten tomarse las etapas con cierta calma y asumir recorridos mayores en comparación al invierno. El tiempo algo más inestable nos obliga a ir bien pertrechados de material por lo que pudiéramos necesitar.

Sendigrino y el Camino de Santiago

Sendigrino

 
Necesito estar preparadoPor partes o enteroEl Camino no se acaba en Santiago

 

Elige bien el Camino

Solo, andando, en bici...
Organiza las etapas

 

Equipamiento para el Camino Credenciales y Compostelana