Volver arriba

 

Entero o por partes

 

Tu Camino de Santiago comienza donde tú quieras empezarlo, existe la costumbre de asumir como obligatorios los puntos de partida y llegada de las rutas, mientras que estas ofrecen un amplio abanico de posibilidades que podemos amoldar a nuestro gusto. Si bien en este caso el punto final está más claro, el inicio no es así. Cada día son más los nuevos trazados que se recuperan como rutas de peregrinación, ya que antaño el Camino empezaba en la puerta de la casa de cada cual y poco a poco se iban fusionando en uno solo que llegaba hasta Santiago. Hoy en día este punto de salida viene marcado por las costumbres o por los condicionantes que tengamos.Tú eliges donde empiezas

Lo importante es tener bien claro el tiempo del que disponemos y como vamos a organizar las etapas en ese periodo. La tan ansiada Compostelana se consigue igual espaciando el recorrido por tramos en diferentes periodos, que haciéndonos todas las etapas juntas, siempre y cuando los últimos 100 Km a pie y los últimos 200 Km si es en bici los realicemos de seguido. Por ello no tiene que condicionarnos este hecho, si no existe diferencia entre los peregrinos que recorren los últimos 100 Km, con los que recorren más de 700 Km, tampoco la existe si esos 700 Km los distribuimos en los cortos periodos de libertad que el absorbente día a día nos deja.

Ajusta las etapas a tus necesidadesLa primera etapa es una de las más importantes, un ejemplo claro está en el Camino Francés, la etapa de Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles. Esta etapa tiene un atractivo especial y es elegida por muchos como punto inicial, ya que así parece haberse asumido por casi todos. El recorrido que cruza los Pirineos es uno de los más exigentes y bonitos, una etapa que merece la pena realizar. El gran desnivel a salvar sumado a las todavía intactas fuerzas de los peregrinos hace que las duras primeras rampas se realicen con demasiado ímpetu, sin darnos cuenta de la distancia y el desnivel que todavía deberemos afrontar para llegar al final de la etapa y sin contar con las de días posteriores. Por ello aun teniendo la preparación física apropiada es aconsejable tomarse estas primeras etapas con calma, dosificando el esfuerzo, para que estos primeros días no sean el principio y el final de nuestra aventura.

En el caso de querer dividir el Camino de Santiago en diferentes periodos, lo aconsejable es comenzar y finalizar estos en localidades con buenas comunicaciones que nos faciliten volver a reiniciarlo. Por ejemplo el Camino Francés normalmente se suele dividir en tramos que van de capital a capital, dejando Sarria como punto intermedio en Galicia.

Sendigrino y el Camino de Santiago

Sendigrino

 
Cuando hacer el CaminoEquipamiento para el CaminoEl Camino no se acaba en Santiago

 

Elige bien el Camino

Solo, andando, en bici...
Organiza las etapas

 

Necesito estar preparado Credenciales y Compostelana