Volver arriba

La montaña en invierno

El invierno y la montaña

 

Bienvenidos al maravilloso espectáculo de la montaña invernal. Su belleza insólita y salvaje nos hace quedarnos muchas veces extasiados, como si estuviéramos ante el canto de una sirena. Esos días que compartimos terreno con la nieve y en el hielo nos aportan las horas más exigentes y duras pero también las más gratificantes y memorables en nuestro caminar por la montaña. Pero no te engañes, la montaña en estas circunstancias es dura, despiadada, a veces muy injusta y no suele dar una segunda oportunidad.

 

 

Buscando el mejor lugar para salvar una rimaya

Este no es un mundo para los temerarios, descuidados y poco preparados, aquí estas en el reino de las avalanchas, la mala visibilidad, las bajas temperaturas, los vientos fuertes, y los cambios bruscos de tiempo, donde aprender por el método ensayo error no suele ser buena idea, donde el desconocimiento de las técnicas alpinas no es un eximente, donde un “yo no sabía…” no sirve para nada y donde en el mejor de los casos serás rescatado, poniendo en riesgo la vida también de los rescatadores, y solo si hay suerte, la montaña te habrá impartido una lección dura pero a la vez saludable.​

 

 

 

Ya seas caminante, montañero, o alpinista, en invierno la preparación y planificación de la ruta, el manejo con soltura de crampones y piolet, el conocer los sistemas de aseguramiento en nieve, el saber identificar la ruta que puede ser más segura, conocer las técnicas de rescate con pala sonda y arva, la orientación en situaciones de poca visibilidad, el estudio de la composición de la nieve y su interrelación con el viento el sol y la temperatura (formación de placas y avalanchas), saber realizar refugios de fortuna ante imprevistos, o entender cómo puede afectar el frio a nuestro cuerpo (hipotermia, congelaciones, ceguera de las nieves…) son puntos imprescindibles para realizar con éxito y con la mayor seguridad posible nuestra actividad.

 

Técnicas de aseguramiento​​

Maniobra de autodetención en nieve

 

Pienso desde mi humilde opinión que la formación en este caso es fundamental. La realización de diferentes cursos que nos den a conocer y nos permitan practicar las técnicas básicas para la progresión en este tipo de terrenos en un entorno controlado y con profesionales, es un paso necesario. También en mi opinión, creo que hacer actividades guiadas por profesionales de la montaña nos aportan un plus de seguridad, sobre todo si todavía no tenemos la experiencia necesaria en estas circunstancias o vamos a hacer alguna actividad que supere nuestros conocimientos técnicos.​​

 

Ahora disfrutemos de la montaña en invierno y acordaros siempre de aplicar el sentido común a vuestras decisiones.