Volver arriba

 

¿Sabías que… Riglos

 

Se sitúa sobre la margen izquierda del río Gállego, en una pendiente adaptada a la ladera bajo las impresionantes paredes verticales de los Mallos de Riglos. Pertenece, junto con otros núcleos, al municipio de Las Peñas de Riglos en la comarca de la Hoya de Huesca. Se sabe que la localidad de Riglos fue fortificada a mediados del siglo XI y a día de hoy todavía se conservan algunos restos de sus muralla, por aquel entonces era pueblo realengo. Cuando el rey Pedro I de Aragón murió sin descendencia legó estos lugares conocidos como el "reino de los Mallos" a su esposa Berta convirtiéndose esta pequeña población de Riglos en su capital. Cuando la reina Berta murió, este minúsculo estado pasó a pertenecer, de nuevo, a la corona de Aragón. De estos hechos acaecidos entre los años 1.104 y 1.110, se conservan muy pocos datos y documentos. Se sabe que el castillo todavía estaba habitado en el siglo XIV, pues hay escritos en los que el rey Pedro IV de Aragón se lo entrega a su mayordomo y consejero Pedro Jordán de Urriés para que realice en él las pertinentes reparaciones. En la década de los sesenta del siglo XX la localidad junto con otras villas próximas se unen y forman el municipio de Las Peñas de Riglos. 

Riglos

 

Para descubrir ¿Qué ver en Riglos?

 

Riglos es un pintoresco pueblecito que visto de lejos parece un pequeño punto blanco en el espectacular paisaje que le rodea y que conserva el encanto de los lugares en los que el tiempo parece no existir. Su entramado urbano se adapta perfectamente al irregular terreno en el que se ubica, y en sus calles se pueden admirar las construcciones típicas populares. Un monolito, que los Montañeros de Aragón levantaron en homenaje a los montañeros y escaladores fallecidos en la zona, da la bienvenida al visitante advirtiéndole además que se adentra en un lugar mágico y de leyendas donde las formaciones geológicas de origen terciario, que con el paso del tiempo fueron, por efecto del plegamiento del terreno, elevándose y formando los famosos Mallos de Riglos, se yerguen desafiando al más intrépido escalador. Estas gigantescas moles de piedra son además excelente morada para diferentes aves rapaces; para adentrarnos en su mundo está el Centro de Interpretación de las Rapaces Arcaz. Entre el caserío destaca la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Mallo, construida en el siglo XVII, guarda en su interior dos bellas imágenes románicas, la de la Virgen del Mallo y la de la Virgen de Carcavilla. Del desaparecido monasterio de San Martín se conserva la pequeña iglesia románica del siglo XI que luce un semicircular ábside y un bonito crismón en el tímpano de la puerta. 

Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Mallo en Riglos

Fiestas

 

Riglos festeja a la Virgen del Mallo el día 1 de junio y a San Sebastián lo homenajea el 20 de enero.

 

Tradiciones

 

En el verano de 1.965 se reunieron en Riglos un grupo de pintores abstractos del “Grupo Zaragoza” y un grupo de escritores aragoneses y firmaron el llamado “Manifiesto de Riglos” en el que reivindicaban un mayor apoyo e impulso a la cultura. 

 

Curiosidades

 

Los Mallos de Riglos, que son aproximadamente una veintena de formaciones rocosas cuyas paredes pueden llegar a alcanzar los trescientos metros de alturas, cada uno de ellos recibe un nombre distinto haciendo referencia, los unos, a casas de Riglos, como Pisón y Firé, otros, a su color o forma, el Puro, la Visera, Colorado, y otros reciben su nombre de algún personaje.

Riglos

Cuenta la leyenda que en el Reino de los Mallos vivía el joven Pedro que tenía la asombrosa habilidad de dar unos saltos espectaculares y que le dieron el sobrenombre de "el saltamontes" Siendo mozo un día aceptó la apuesta de que si era capaz de saltar desde lo alto del campanario de la iglesia, apuesta que ganó, pues en el salto, que realizó con suma agilidad, salió completamente ileso. Después de ello Pedro advirtió que nunca más iba a aceptar ningún reto. Un día andaba Pedro por los alrededores de Riglos cuando los arqueros de la reina Berta le confundieron con un animal y le lanzaron una flecha a la cual Pedro esquivó sin mayores problemas huyendo del lugar a gran velocidad. Al enterase la reina de lo sucedido le mandó llamar y le nombró su mensajero, cargo que aceptó de buen grado haciéndose imprescindible para su señora. Su fama fue creciendo y creciendo y las gentes del lugar pronto lo volvieron a retar; en esta ocasión el desafío era saltar desde uno de los Mallos. Pedro se lo pensó, pues era algo que a él siempre le había tentado, pero esta vez puso sus condiciones y una de ellas era que las gentes se alejaran del lugar del salto unos 250 metros y que después de que lo realizará tardaran una media hora en acercarse al lugar de la caída, cosa que todos aceptaron. Llegando el día previsto se concentraron debajo del Mallo y cuando divisaron a Pedro en la cima cumplieron lo pactado y se alejaron. Pedro tenía todo previsto para poderse alejar del lugar del salto con rapidez, y cuando llegó al suelo en el lugar preciso que había calculado y sin un rasguño,  su mujer le esperaba con sendos caballos y ropa diferente para que no le reconociesen, alejándose de donde la gente se había congregado. Pasada la media hora del pacto, al acercarse vieron con gran asombro que de Pedro no quedaba ni rastro, bueno sí, solo las huellas del salto. Lo buscaron durante tiempo por todas partes pero de Pedro ni señal y nunca jamás se supo de él. 

 

 

 

En coche

 

A Riglos llegamos a través de la carretera A-132 que une Huesca con Puente la Reina de Jaca, más concretamente es en el tramo entre Ayerbe y Murillo de Gállego donde encontraremos el desvío que nos llevará hasta Riglos.

 

En autobús

 

La parada de bus más cercana a Riglos se encuentra en Ayerbe.

 

En tren

 

Riglos cuenta con parada del servicio regional de tren que cubre el trayecto Zaragoza-Huesca-Canfranc.

 

 

 

 


SENDITUR no se responsabiliza de cualquier variación en la información descrita, así como del mal uso de sus guías y recomienda que cada uno sea responsable y prudente en la realización de la actividad. Igualmente, te invitamos a documentarte con libros y guías especializadas para complementar la información descrita. Desde el compromiso de SENDITUR con la  Naturaleza y el respeto al equilibrio del medioambiente, SENDITUR te insta a viajar de una forma responsable, con bajo impacto ambiental y respetando en todo momento el entorno Natural, Cultural y Social de allí por donde pases. Para cualquier sugerencia, SENDITUR te invita a enviar un correo a

Comparte tu experiencia
Valoración
Añadir multimediaTamaño máximo 2MB*.gpx, *.kmz, *.kml, *.plt
0 experiencias
Multimedia
 

Listado de Rutas

Ordenar por...
  • Cercanía
  • Nombre
  • Dificultad
  • Distancia
  • Duración
  • Valoración
Dificultad-Media

Dificultad-MediaCategoría de dificultad verde, nivel 3. Excursiones de distancia y desnivel moderados, no superando ni grandes distancias o desniveles.

Vuelta a los Mallos de Riglos

Riglos, Huesca

  • MONTAÑA
  • SENDEROS
  • 1

2:10 h.5,2 km.

Vuelta a los Mallos de Riglos
Dificultad-Baja

Dificultad-BajaCategoría de dificultad verde, nivel 2. Paseos cortos, con poco desnivel y sin dificultades.

Mirador de los Buitres

Loarre, Huesca

  • FLORA Y FAUNA
  • EN FAMILIA
  • 0

1:05 h.4,4 km.

Mirador de los Buitres
Castillo de Loarre

Castillo de Loarre

Loarre, Huesca

Ruega al Padre para que le de la vida eterna

Aguarales de Valpalmas

Aguarales de Valpalmas

Valpalmas, Zaragoza

Lejanos desiertos, superficie lunar, territorio aragonés

Monasterio de San Salvador de Leyre

Monasterio de San Salvador de Leyre

Yesa, Navarra

Milenario emblema navarro

Castillo de Javier

Castillo de Javier

Javier, Navarra

Destino de peregrinación en honor al santo copatrón de Navarra San Francisco Javier