Volver arriba

Banner_Rutas_Entre_Hayedos

 

Tres pueblos, una tierra

 

Anguiano, Tobía y Matute, tres localidades unidas, desde hace siglos, más allá de estructuras administrativas o económicas, unidas por sus gentes, sus montes y bosques que han dado forma a tradiciones y costumbres forjadas por los espectaculares paisajes que las rodean. Parajes, bosque y montañas por los que discurre la Ruta de Tres Villas, uniendo entre si naturaleza, cultura e historia, signos de identidad de estas tierras.

Ruta de Tres Villas

La ruta, con 19,8 Km, bien podría iniciarse en cualquiera de estas tres villas, más bien, Anguiano 0 Km se antoja como el punto de partida escogido para sumergirnos de lleno en este impresionante recorrido. Localidad, Anguiano, de tres barrios, de los cuales dos visita esta Ruta de Tres Villas, el Barrio de Mediavilla y tras cruzar el afamado Puente de Madre de Dios, el Barrio de Las Cuevas donde nos aguarda su iglesia de San Pedro, junto a la que el recorrido nos lleva a pasar. Zona por excelencia de rutas de senderismo en La Rioja, en nuestros primeros pasos coincidiremos con el GR 93, que atraviesa de oeste a este La Rioja, con la Ruta de Peñas, perteneciente igualmente a las Rutas entre Hayedos, como la que hoy nos ocupa o el Sendero del Castaño de la Nisia, que nos acerca hasta este árbol singular de La Rioja que cuenta con algo más de 400 años de edad. Pero rápidamente nuestra ruta nos obliga a despedirnos de tan grata compañía para encaminarnos en busca de la ribera del río Najerilla, que en su curso medio alto baña estas tierras. Salimos de Anguiano no sin antes asomarnos a su cuidado lavadero, muestra de la actividad que desde años atrás aquí ha acontecido. Caminamos conscientes del camino que resta por delante y del gratificante esfuerzo que nos llevará recorrerlo. Esfuerzo que a nuestro paso junto a la antigua central hidroeléctrica comienza a hacerse notar. Emprendemos entonces un laborioso ascenso a través del tupido bosque de encinas que nos envuelven con su sombra. Nos encontramos en nuestro camino con antiguos corrales como el de Umbría, vestigios de antiguas labores llevadas a cabo en estos montes.

Roble de las Once

El ascenso se hace largo, pero la recompensa bien merece el esfuerzo, el Collado Cervanco 5,1 Km nos obsequia con inmejorables vistas a ambas vertientes de la montaña. Igualmente nos encontramos ante un nuevo cruce de rutas donde convergen con la nuestra la Ruta de San Quiles y la Ruta de Valvanera. El barranco de Rigüelo y su arroyo nos aguardan montaña abajo, y hacia allí continuamos embarcados en un vertiginoso descenso, amenizado por los riscos de Peñalba y la silueta de la sierra de La Demanda. De nuevo nos sorprendemos recorriendo un tupido bosque de hayas, siguiendo el curso del arroyo justo antes de que este se despeñe barranco abajo. Peñalba precede al collado de Londeras o La Castillo como también se le conoce. Desde él que a través del barranco de Entrepuerta y bajo la atenta mirada de la Peña Tobía descenderemos hasta el valle del río que lleva su nombre. Allí nos espera Tobía 11,1 Km y su iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, sin olvidarnos tampoco de su Roble de las Once, otro imponente árbol singular de La Rioja de algo más de 300 años, símbolo de esta villa. Desde Tobía y en compañía del GR 93 nos encaminamos hacia la cercana Matute 13,1 Km a la que llegamos tras refrescarnos los pies en el río Tobía. Nada más entrar en esta noble villa nos salen al paso muestras de su importante historia, casas blasonadas, auténticos palacios indianos junto a su iglesia de San Román nos hacen olvidarnos por un momento de los kilómetros ya recorridos. Pero la ruta vuelve a reclamar su protagonismo, en parte compartido ahora con otros trazados como son la Senda del Salto del Agua y la Ruta de San Quiles que sustituyen al GR 93 del cual nos despedimos por el momento. Nos volveremos a acercar al arroyo de Rigüelo, justo cuando éste escapa de las peñas que lo encerraban, para, despidiéndonos de la Senda del Salto del Agua que lo recorre, comenzar un nuevo e intenso ascenso que nos devolverá a las montañas que por un instante habíamos abandonado.

Hayedo

La majada de Londeperro 15,7 Km es el punto en el que debemos despedirnos de la Ruta de San Quiles que prosigue su ascenso hacia la cima del San Quirico, mientras, nosotros cortamos su ladera atravesando el colorido hayedo que la puebla. Hayedo que como por arte de magia nos deja en plena majada de Peña Reloj, simbólica cima muy ligada a la villa de Anguiano la cual ya podemos volver a ver en el fondo del valle hacia el que ponemos rumbo. Nos espera un rápido descenso que nos acercará a las Praderas de Ayanatón 17,9 Km donde nos volveremos a encontrar con la Ruta de Peñas con la que compartiremos un corto tramo antes de que ésta ponga rumbo hacia la Cueva de Nuño, o bien, si así lo queremos, seguir su otra vertiente para encaminarnos hacia el Castaño de la Nisia. Nuestra ruta prosigue su descenso con la vista puesta en el valle del Najerilla hacia el que nos dirigimos, pero antes un viejo conocido vuelve a compartir andanzas, el GR 93 nos acompañará en este último tramo que nos separa de Anguiano 19,8 Km donde finaliza esta Ruta de Tres Villas tras volver a cruzar el Puente de Madre de Dios.

 

Leyendas

 

Cuentan antiguas leyendas que entorno a Peñalba y las peñas de Tobía, los días de niebla, se esconden oscuros espíritus que aprovechando la impunidad que les otorga la poca visibilidad aprovechan para agarrar a cuantos se atreven a salirse de los caminos y las sendas y llevárselos consigo a las profundidades de los barrancos de donde ya nunca más podrán salir.

 

 

Cómo llegar

 

 

 

Al municipio de Anguiano llegamos siguiendo la LR-113 que une Nájera con la burgalesa localidad de Salas de los Infantes. Esta misma carretera, en Nájera, comunica con la A-12, Autovía del Camino y con la N-120, entre Burgos y Logroño. También existe un amplio horario de autobuses interurbanos que unen a Anguiano tanto con Nájera, como con Logroño. Una vez allí en plena carretera que atraviesa la localidad encontraremos, a la salida de Anguiano dirección Monasterio de Valvanera, una zona de aparcamientos donde poder dejar nuestro vehículo.

 

Mira la fotografía de 360º

 

Haz doble clic en la imagen para verla a pantalla completa

 

Zona mascotas, senderismo con mi perro

Sendimascota

 

Ruta bastante exigente para nuestro amigo tanto por su kilometraje como por su desnivel total, por lo que es importante que esté acostumbrado a este tipo de recorridos. Atención al paso del río, si éste baja con fuerza puede que necesite nuestra ayuda.

Un recorrido de senderismo de este tipo obliga más que nunca a que llevemos agua y alimento suficientes sin dejar al azar el localizar puntos de agua, que aunque los pasaremos estos están bastante lejos los unos de los otros.

El ganado, caballos, vacas y ovejas son unos habituales de estas tierras a los que hay que sumar algún que otro perro que sobre todo en Tobía, saldrá a llamar la atención de nuestro paso. La fauna autóctona también es muy abundante y variada, pero verla es algo más difícil, salvo las aves.

 

 

 LUGARES PARA VISITAR EN LA RIOJA

 

 


Esta ruta ha sido realizada sobre el terreno por SENDITUR el 17-04-2.016. La ruta puede variar mucho en función de la época del año, de las condiciones meteorológicas y del terreno, así como por las acciones de terceros y de la evolución sufrida por el medio natural donde se ubica. SENDITUR no se responsabiliza de cualquier mal uso o uso inadecuado de las guías comprensivas de sus rutas y/o publicaciones, ni de las variaciones por los motivos antes referidos que pudiera haber de sus descripciones y recomienda que cada uno sea responsable y prudente en la realización de la actividad. Igualmente, te invitamos a documentarte con libros y guías especializadas para complementar la información descrita. Todos los tiempos son aproximados y toman un carácter orientativo, no se han tenido en cuenta las paradas por pequeñas que sean. Para cualquier sugerencia, SENDITUR te invita a enviar un correo a

Banner_Rutas_Entre_Hayedos

 

Descripción de la ruta

 

De Anguiano al Collado Cervanco 5,1 Km

 

La Ruta de Tres Villas la iniciamos junto a los paneles informativos de las Rutas entre Hayedos que tenemos ubicados en el aparcamiento que está en la carretera que atraviesa Anguiano (0h 00min), justo a la salida de la localidad según nos dirigimos hacia el Monasterio de Valvanera.

Comenzamos la Ruta de Tres Villas

A los pies de la vertical peña que franquea la carretera nos encontramos con el inicio de la calle por la que debemos seguir.

Cruzamos el Puente de Madre de Dios

Esta calle, por la que posteriormente regresaremos, nos lleva directos a cruzar el Puente de Madre de Dios. Nada más cruzarlo dejaremos a nuestra derecha el camino por el que llegan hasta Anguiano el GR 93 y nuestra ruta una vez la completemos en su totalidad.

Subimos hacia la iglesia

Nosotros continuamos sin desviarnos, por ahora, dejando otra calle a nuestra izquierda para ascender hacia la iglesia del Barrio de las Cuevas que estamos recorriendo.

Seguimos por ahora sin más desvíos

En este itinerario, en el que seguimos constantemente la calle principal, nos acompañará también la Ruta de Peñas, que sigue este mismo recorrido a su llegada a Anguiano.

Seguimos por la izquierda

Al poco rato, justo antes de que nuestra calle se estreche y comience una nueva rampa, deberemos seguir por la calle de la izquierda, despidiéndonos de la Ruta de Peñas y el Sendero que lleva al Castaño de la Nisia, árbol singular de La Rioja, desde donde los que se quieran acercar a visitarlo tendrán la posibilidad de retomar la Ruta de Tres Villas siguiendo el sendero señalizado que los devolverá hasta ella sin necesidad de regresar sobre sus pasos.

Nos acercamos a las afueras de Anguiano

Nuestra ruta sigue recorriendo las calles de este barrio de Anguiano en busca del cercano río. Pronto las mismas casas de la localidad nos obligan a volver a girar para ahora dirigirnos hacia las afueras de la población.

Pasamos junto al antiguo lavadero

Dejamos atrás Anguiano mientras seguimos una perfecta pista asfaltada que discurre junto al río Najerilla. Esta pista nos lleva sin mayores complicaciones al encuentro de la central eléctrica, río arriba.

Comenzamos el ascenso

Al llegar a su altura comenzaremos el duro ascenso que nos espera por delante. Rápidamente nuestra pista cambia su perfecto firme, preludio del empedrado camino que nos espera.

El desnivel se hace exigente

El desnivel ya nos deja bien claro desde un primer instante el esfuerzo que nos va a costar llegar hasta Cervanco.

Dejamos la pista

Poco después de pasar junto a una solitaria casa llegamos al momento de abandonar el camino para adentrarnos por la ladera de la montaña.

Nos adentramos en el encinar

Nada más tomar el desvío dejaremos atrás una primera trocha para, ahora sí, introducirnos de lleno en la ascensión por el interior del bosque.

El desnivel a salvar es importante

La descarnada senda nos hace ganar altura no sin esfuerzo, protegidos del sol por la vegetación que nos rodea.

La trocha se retuerce por la montaña

Nuestra senda zigzaguea por la montaña buscando rebajar la inclinación y haciéndonos dejar de lado alguna que otra trocha.

Dejamos de lado el sendero del Castaño de la Nisia

El serpenteante curso de nuestra senda nos lleva al encuentro del sendero que llega hasta nosotros desde el Castaño de la Nisia. Proseguimos el duro ascenso rodeados por completo por la vegetación que delimita igualmente nuestra senda.

Seguimos con los cambios de orientación

El sendero que estamos siguiendo continua haciéndonos cambiar de orientación, aunque cada vez con tramos más largos entre cada giro. Son varias las trochas que vamos dejando de lado mientras seguimos ganando altura con cada paso.

Mejor por la senda de abajo

En contadas ocasiones estas trochas tan solo son atajos o rodeos momentáneos que se vuelven a unir con nuestra senda.

Pasamos junto a los Corrales de la Umbría

Al rato llegamos a un claro donde se encuentran las ruinas de un antiguo corral. Rápidamente y tras haber podido contemplar por un instante el paisaje que nos rodea, nos volvemos a introducir en el bosque para proseguir el ascenso.

Continuamos con el ascenso

El empedrado sendero no ceja en su empeño de ganar altura con rapidez, no dándonos ni un momento de respiro. Seguimos cortando la ladera de la montaña ocultos del sol por la vegetación que nos rodea.

El desnivel no da tregua

De vez en cuando los árboles nos permiten observar las montañas que estamos surcando y el valle que estamos ascendiendo. La senda parece haber suavizado su desnivel aunque solo sea por unos metros.

Cruzamos el arroyo y seguimos ascendiendo

Al rato salvamos un pequeño arroyo que corre ladera abajo y que nos avisa del inicio del tramo final del ascenso.

Ojo aquí es para arriba

La senda parece desaparecer entre la vegetación, pero si observamos atentos pronto veremos su continuación.

El desbroce nos sirve de referencia

Nos enfrentamos a un nuevo duro repecho en el que, en un principio, nuestra senda no está tan marcada, obligándonos a estar atentos a las marcas de la ruta.

La senda vuelve a estar bien clara

La espesura de la vegetación ha ido cediendo terreno con cada paso indicándonos la cercanía del final del ascenso. Pero todavía nos espera una empedrada rampa que vuelve a exigirnos un nuevo esfuerzo.

Duras las últimas rampas

La altura ganada nos recompensa con unas bonitas panorámicas, dando por buenas las energías gastadas.

El final de esta ascensión está cercano

El desnivel se suaviza poco antes de que lleguemos hasta el Collado de Cervanco (2h 00min).

Llegamos al Collado Cervanco

Aquí aparte de recuperar las fuerzas es el punto de unión también con la Ruta de Valvanera y la Ruta de San Quiles, que nos permiten cambiar de recorrido y acercarnos a alguno de esto emblemáticos lugares.

 

Del Collado Cervanco a Tobía 6 Km

Seguimos hacia Tobía

Una vez recobrado el aliento emprendemos el vertiginoso descenso por la ladera contraria a la que acabamos de subir.

Comenzamos el largo descenso

Esta vez nos vemos siguiendo una empinada pista que casi nos hace alegrarnos de haber llegado hasta el collado por donde lo hicimos.

El desnivel es notable

Como no podía ser de otra forma nuestra pista describe las típicas zetas en busca de paliar parte del desnivel que de otra forma tendría.

Seguimos siempre la pista en descenso

No son muchos los caminos o cruces con los que nos encontramos, aun así en todos ellos queda bien claro el rumbo a seguir.

El desnivel parece aflojar

Tras unos cuantos giros y curvas nuestra pista comienza a perder inclinación dejándonos disfrutar del bonito paraje que recorre.

Por ahora el bosque nos acompaña

En este tramo estaremos acompañados por el encabritado arroyo que fluye valle abajo. El perfecto estado de la pista por la que vamos nos permite avanzar con cierta rapidez.

Salimos del bosque

Casi sin darnos cuenta nos vemos desprovistos de la protección que nos brindaban los árboles al mismo tiempo que podemos contemplar las colosales peñas que estamos surcando.

Pasamos por Peñalba

Peñalba nos observa desde lo alto mientras cortamos su ladera siguiendo el discurrir del camino que nos guía.

Seguimos el camino

Al rato dejamos a un lado el estrecho sendero que aun hoy lleva hasta el Monasterio de Valvanera. Volvemos a tener que enfrentarnos a una nueva subida que se hace algo más dura de lo esperado al cortarnos el ritmo súbitamente.

Nos acercamos al descenso final hacia Tobía

Las imponentes peñas de Tobía van acercándonos con cada paso al mismo tiempo que observamos los profundos barrancos que tenemos a nuestra derecha, donde también podemos observar parte del duro ascenso que nos espera unos cuantos kilómetros más adelante.

Nos despedimos del camino

Justo antes de disponernos a pasar por la ladera de la peñas que tenemos frente a nosotros, llega el momento de abandonar el camino que tanto tiempo hemos llevado para comenzar el descenso final hasta Tobía.

Recorremos el verde collado

Recorremos una verde pradera que rápidamente muestra ante nosotros la barranquera por donde tenemos que descender.

Venimos de la flecha de la izquierda

Avanzamos unos metros en busca del poste que, un poco más abajo, a nuestra izquierda, marca el inicio del sendero que debemos seguir. Inicialmente la ruta parece querer hacernos bordear Peñalba, la peña bajo la que el camino nos hizo pasar hace un rato.

Por la senda de la derecha

Pero nada más lejos de la realidad ya que cuando parece que nos hará comenzar a ganar altura, la senda se bifurca permitiéndonos continuar con el descenso.

Por ahora la senda nos sirve de guía

Descenso que cada vez más evidentemente busca llevarnos a pasar entre las peñas que jalonan la barranquera que estamos bajando.

Cambiamos de dirección

Un solitario árbol marca el momento en el que la ruta se precipita definitivamente hacia el fondo del valle.

Seguimos descendiendo hacia la boca del barranco

Ya sin un sendero claramente marcado, nuestra referencia, aparte de las marcas de la Ruta de Tres Villas, es la garganta por la que el valle busca salir de entre las peñas que lo rodean.

Los senderos vuelven a hacer acto de presencia

Ya más abajo regresan los senderos horadados por los animales que habitan este paraje. Seguimos el descenso ya sin más complicaciones que buscar el mejor trazado de los muchos que nos acompañan. Ante nosotros se abre un nuevo valle, hacia el que según parece nos dirigimos.

Seguimos descendiendo

Tenemos que estar atentos y no seguir sendas que nos sacan del correcto trazado sin llevarnos a ningún lugar y haciéndonos regresar sobre nuestros pasos para recuperar el itinerario correcto.

Cruzamos las dos portillas

Ya cerca del final del descenso tendremos que atravesar un par de verjados o portillas que impiden el paso a los animales. Tras la segunda barrera nos quedan escasos metros para llegar al final del descenso.

Salimos a la pista asfaltada

Frente a nosotros nos encontramos con la carretera por la que debemos continuar. Esta pista asfaltada nos lleva rápidamente a las inmediaciones de la localidad que estamos a punto de visitar.

Llegamos a Tobía

La carretera será la encargada de guiarnos a nuestro paso por Tobía (3h 30min). 

 

De Tobía a Matute 2 Km

 

La ruta nos hace atravesar Tobía al mismo tiempo que se nos une el GR 93, con el que compartiremos recorrido hasta Matute.

Seguimos el curso de la carretera

La carretera nos conduce sin mayores complicaciones en busca de las afueras de la localidad. Poco antes de salir definitivamente de Tobía llegamos al momento de abandonar la carretera, eso sí, siempre que tengamos claro que el río Tobía no nos impedirá el paso más adelante, ya que nos veremos obligados a vadearlo y si su caudal es elevado puede llegar a ser incluso peligroso intentarlo, además la zona es inundable.

Dejamos la carretera

En el caso de que no sea posible atravesar el río deberemos seguir la carretera que nos llevará sin complicaciones hasta Matute.

Nos despedimos de Tobía

En el caso contario nos espera un agradable paseo compartiendo trazado con el GR. Rápidamente nos despedimos de Tobía que queda a nuestra espalda mientras ponemos rumbo hacia nuestro siguiente objetivo.

Pasamos junto a la zona de recreo

Dejamos a un lado el acceso a una pequeña zona recreativa muy frecuentada por los habitantes de Tobía, para seguir nuestra ruta hacia Matute. Son varios los caminos que iremos dejando atrás en este corto tramo.

El camino se desdibuja bajo la vegetación

Nuestro camino, casi oculto por la vegetación, recorre el lindero que separa los verdes campos de la ribera del río.

No tenemos que desviarnos por el momento

Esta zona invadida por la vegetación se hace algo más difícil de seguir de no ser por la balizas de ambas rutas de senderismo de La Rioja.

Descendemos en busca del río

Al poco rato la ruta emprende un rápido descenso que nos acerca directamente hacia la chopera que bordea al río Tobía.

Atención al caudal del río Tobía

Al llegar a ella tan solo tendremos que seguir el camino que nos lleva directos hasta el lugar de vadeo del río. Una vez en la otra orilla nos toca remontar la altura perdida dejando atrás el curso del río.

Ascendemos hacia la carretera

Este nuevo camino asciende sin más complicaciones hasta la misma carretera que antes abandonamos.

Seguimos por la carretera

Al llegar a su altura tendremos que seguir por ella unos pocos metros. Sin darnos cuenta estamos ante la calle por la que entraremos en Matute.

Entramos en Matute

Esta calle nos conduce sin más desvíos a través de la localidad en busca de la plaza de la iglesia.

Avanzamos hasta la iglesia

Más rápido de lo esperado nos encontramos en el mismo centro de Matute (4h 00min), en la plaza de la iglesia, donde tendremos que despedirnos por el momento de la compañía del GR 93.

 

De Matute al desvío de San Quiles 2,6 Km

 

Desde la misma plaza, a nuestra derecha, encontramos la calle Mayor por la que seguiremos, dejando atrás la iglesia y los carteles informativos de los itinerarios que tenemos disponibles.

Continuamos la ruta de Tres Villas

En esta parte del recorrido coinciden en su trazado la Ruta de San Quiles, la Senda del Salto del Agua y la Ruta de Tres Villas.

Seguimos por la derecha

Rápidamente dejamos la calle Mayor para comenzar el ascenso que nos sacará de Matute siguiendo las marcas, que por duplicado, nos señalizan el itinerario.

Vamos dejando Matute atrás

Ya sin más desvíos, la calle Orive es la encargada de guiarnos a través de la localidad. Las casas van cediendo terreno y pronto nos veremos sorprendidos por el abrupto paisaje que tenemos por delante.

Nos encaminamos hacia las imponentes peñas

Dejamos a nuestra espalda Matute para continuar ascendiendo suavemente, ahora ya por una amplia pista de tierra que nos hace pasar junto a un cercado para el ganado.

Ojo por el camino de la izquierda, en descenso

Poco después de dejar atrás este cercado, en plena curva, abandonamos la pista por la que vamos para comenzar un rápido descenso que nos hace perder la altura ganada.

Bajamos hacia el inicio del barranco

El camino por el que descendemos deja paso a una senda acondicionada con escalones que nos lleva hasta el fondo del valle.

Remontamos el cauce de la acequia

Al finalizar esta zona de escalones el recorrido continúa remontando el barranco siguiendo el curso que le marca una pequeña acequia de riego. El arroyo de Rigüelo nos acompaña por unos metros a la par que nos adentramos entre las colosales peñas que se alzan sobre nuestras cabezas.

Seguimos por ahora el arroyo

Atravesamos una portilla de madera para poco después cruzar el arroyo y recorrer los últimos metros en los que coincidiremos con él.

La ruta gira en redondo

Nada más salir a un pequeño claro nuestro recorrido gira en redondo, despidiéndose de la Senda del Salto del Agua, para comenzar el verdadero ascenso a San Quiles. Una enriscada senda nos lleva rápidamente hasta una amplia majada.

Atravesamos la majada

Nada más llegar, a nuestra derecha vemos los postes que nos obligan a ascender por el prado para coger el hombro de la montaña.

Seguimos con el ascenso

Seguimos ganando altura con rapidez al mismo tiempo que disfrutamos del espectacular paisaje que nos rodea.

Bordeamos la peña

La trocha por la que vamos nos conduce hacia unas solitarias peñas que a nuestra salida de Matute veíamos a la izquierda en la ladera de la montaña. Bordeamos esta peña por su izquierda para proseguir con el ascenso.

A veces la senda casi desaparece

En esta parte de la ruta avanzamos encajados entre el hombro de la montaña, a nuestra derecha, y un cercado metálico a la izquierda.

Mejor por abajo cortando la ladera del cerro

La senda, algo difuminada en algunas zonas, se divide en más de una ocasión, obligándonos a estar atentos a las marcas del recorrido para evitar despistes o esfuerzos innecesarios.

La senda vuelve a estar bien definida

Avanzamos a media ladera al mismo tiempo que el cercado va separándose de nosotros con cada paso. Unas solitarias encinas sobre el hombro de la montaña nos sirven de referencia en caso de duda, ya que el sendero prosigue su curso ascendente dejándolas a nuestra derecha.

Seguimos a media ladera

El desnivel, ya menos exigente, y la senda algo más marcada nos dan un respiro que nos permite recuperar las fuerzas necesarias para el siguiente duro repecho que nos espera.

Llegamos al Collado de La Pala

Llegamos al collado de La Pala, donde coinciden varios caminos, aquí remontamos los pocos metros que nos separan del hombro de la montaña.

Otra dura rampa

Por delante nos espera un duro y escarpado tramo por el que seguiremos ganado altura. La descarnada senda nos conduce hacia una solitaria encina para bordear un primer cerro.

Atención dejar la senda y subir a este pequeño cerro, por donde sigue la ruta

Casi al momento tendremos que abandonar la marcada senda por la que vamos para dirigirnos hacia la cima de un segundo cerro y volver a ganar el hombro de la montaña.

En este tramo es fácil despistarse

Este tramo, lleno de sendas más o menos marcadas, continua haciéndonos ganar altura no sin esfuerzo. Una vez superado este empedrado escollo el recorrido sigue su curso llevándonos hasta una amplia majada.

Ascendemos por la majada

Frente a nosotros ya podemos observar la línea de árboles que marcan la Desvío San Quiles (5h 00min) y el punto donde se despiden la Ruta de San Quiles y la Ruta de Tres Villas.

 

Del Desvío de San Quiles a la Pradera de Ayanatón 2,2 Km

Seguimos hacia la izquierda

Mientras que la Ruta de San Quiles sigue casi recto ascendiendo hacia el hayedo, la nuestra gira hacia la izquierda rebajando ostensiblemente el desnivel.

Seguimos una senda por el momento bien definida

La ruta se dispone a cortar la ladera de la montaña sin adentrarnos por el momento en el hayedo. Aunque éste no tarda en adueñarse del terreno y envolvernos con su colorido abrazo.

El hayedo nos envuelve

La senda que estamos siguiendo busca abrirse paso entre los árboles, luchando con la hojarasca que oculta su trazado en muchas ocasiones.

Seguir la senda se vuelve una difícil tarea

Nos enfrentamos a un largo tramo en el que deberemos estar atentos a las marcas para evitar despistes. Las raíces de los árboles junto a las piedras, en ambos casos ocultas bajo las hojas, nos dificultan en parte el avance haciéndonos progresar algo más despacio de lo normal.

Salimos a un pequeño claro

Por suerte, en contadas ocasiones, podremos disfrutar de pequeños claros donde contemplar el paisaje que nos oculta el hayedo.

Aunque no lo parezca es por la derecha

No es de extrañar que de vez en cuando por culpa de la hojarasca nos veamos ante la duda de cuál senda es la que debemos seguir.

Ojo con el barro

La humedad, tan necesaria en un bosque de hayas, propicia que el barro sea otro de los protagonistas, normalmente habituales, de esta parte de la ruta.

Nos acercamos a los límites del hayedo

Al rato el sombrío bosque parece ceder ante el sol que intenta abrirse paso entre las ramas. Frente a nosotros ya podemos intuir los límites del hayedo hacia los que nos dirigimos.

Salimos a la majada de Peña Reloj

Una amplia majada se abre ante nosotros marcándonos el comienzo del largo descenso hasta Anguiano.

Recorremos la majada en busca del inicio del descenso

Aquí la ruta se desdibuja, dificultándonos retomar su curso, si continuamos recto según hemos salido del hayedo nos toparemos con el poste que indica el comienzo del nuevo sendero.

Al llegar al poste cambiamos de orientación

Sendero que nos obligará a girar en redondo y de no ser porque comenzamos a descender por la ladera de la montaña, casi nos hace regresar sobre nuestros pasos.

Comenzamos el descenso hacia Anguiano

Ante nuestra mirada se muestra una bella estampa junto a la línea que dibuja el recorrido que estamos a punto de seguir y que atraviesa una enmarañada yesquera.

Dos posibilidades a elegir para el descenso

Descendemos unos cuantos metros hasta una pequeña explanada donde la ruta se bifurca. A la izquierda la antigua senda, algo más expuesta a la barranquera que descendemos y seguramente con más posibilidad de estar algo embarrada.

Ambas posibilidades se juntan más abajo

Mientras que a la derecha tenemos una nueva trocha, con bastante piedra suelta, que atraviesa la empedrada ladera para unirse con la antigua senda algo más abajo.

Continuamos descendiendo

Seguimos el descenso por la nueva trocha, más directa que la antigua, con la vista puesta en el valle que tenemos frente a nosotros, para llegar hasta la unión de ambas sendas donde comprobamos que la antigua senda ha visto como los escombros de la nueva cortan su trazado obligando a quien la sigue a salvarlos.

Ojo por ahora no dejamos de descender

Continuamos el descenso dejando atrás el acceso a lo que parecen unos antiguos corrales. Ya podemos ver el siguiente cruce de rutas por el que tenemos que pasar.

Nos acercamos a la Pradera de Ayanatón

La senda va perdiendo inclinación a medida que nos vamos acercando a la Pradera de Ayanatón (5h 35min), donde nos uniremos con el trazado de la Ruta de Peñas. 

 

De la Pradera de Ayanatón al Desvío de Cueva Nuño 0,6 Km

 

En este lugar tenemos la opción de seguir el trazado de la Ruta de Peñas para visitar el Castaño de la Nisia y desde allí bajar hasta Anguiano, o continuar con nuestra Ruta de Tres Villas.

Seguimos descendiendo

Seguimos por tanto con el descenso, compartiendo camino por el momento con la Ruta de Peñas.

El desnivel vuelve a ser notable

De nuevo el desnivel se hace más notable y el camino por el que vamos comienza a dibujar las típicas zetas para minimizarlo. Nos acercamos con rapidez a otro de los cruces de la Rutas entre Hayedos.

Nosotros llegamos descendiendo por la flecha de la derecha

En la siguiente terraza a la que llegamos nos encontramos con el desvío hacia Cueva Nuño (5h 45min), ya que la Ruta de Peñas continua desde aquí hacia esa mítica cueva. 

 

Del desvío de Cueva Nuño hasta Anguiano 1,3 Km

 

Nosotros proseguimos con el camino que vuelve a serpentear por la montaña buscando los mejores lugares para el descenso.

Atentos a no confundirse de senda

Esta parte de la ruta, aunque bien señalizada y con una senda bien definida, nos obliga a ir atentos ya que son varias las sendas con las que nos toparemos.

El final de la ruta está cada vez más cercano

La ruta continúa perdiendo altura con cada paso a medida que nos va llevando a su final. Anguiano cada vez más cercano parece observarnos mientras nos acercamos.

Nos reencontramos con el GR

La senda ya sin más complicaciones nos encamina hacia el reencuentro con un viejo amigo. El GR 93 vuelve a ser nuestro compañero en los últimos metros de esta ruta.

Compartimos senda con el GR 93

Nos dirigimos hacia el estrecho puente por el que pasamos al inicio de la jornada.

Volvemos a cruzar, unos cuantos kilómetros después, el Puente de Madre de Dios

Al llegar a él solo nos resta atravesarlo para dirigirnos hacia la carretera donde comenzamos la ruta.

Llegamos hasta Anguiano

Anguiano (6h 05min) es el punto de inicio y final elegido por esta Ruta de Tres Villas.

 


Toda la información relacionada con la ruta, textos, imágenes, vídeos, mapas, esquemas, tracks, poblaciones, y lugares de interés turístico están publicadas a título orientativo, pudiendo no coincidir con el estado actual de cada lugar. Antes de realizar cualquier actividad, valora tus conocimientos técnicos, tú forma física, infórmate sobre la meteorología y las variaciones que hubiera podido sufrir la ruta, equípate correctamente, sé prudente y responsable en todo momento, no sobrepasando tus capacidades. Desde el compromiso de SENDITUR con la  Naturaleza y el respeto al equilibrio del medioambiente, SENDITUR te insta a viajar de una forma responsable, con bajo impacto ambiental y respetando en todo momento el entorno Natural, Cultural y Social de allí por donde pases. Para cualquier sugerencia, SENDITUR te invita a enviar un correo a

Banner_Rutas_Entre_Hayedos

 

SendisenderistaFicha técnica de la ruta

 

Distancia total. 19,8 Km

 

Tiempo total. 6h 05min

De cómo afrontemos los primeros kilómetros de la ruta dependerá a buen seguro que el final nos lleve más tiempo del previsto, ya que el ascenso desde Matute hasta el desvío de San Quiles es bastante exigente y si llegamos justos se nos puede atragantar más de lo esperado. Por lo demás y salvo que variemos el recorrido en algunos de los cruces que pasamos no debiera llevarnos mucho más tiempo que el marcado.

 

Época del año. Cuidado con nieve o mal tiempo

Ésta es una ruta que si bien tiene sobrados atractivos durante todo el año que nos animan a recorrerla, el otoño y la primavera nos dan un extra a modo de colorido paisaje. En verano a merced del sol en gran parte de la ruta puede que se nos haga más dura de lo esperado. Con nieve la belleza de la zona se amplía al mismo tiempo que la dificultad del recorrido y que el tiempo que nos llevará realizarlo en su totalidad. Ojo también con lluvia, niebla o mal tiempo, es mucho más fácil despistarse y los tiempos para llegar a cada lugar se incrementan bastante.

 

Material necesario. El agua y la comida no pueden faltarnos

Por sus características esta ruta nos obliga, como por otro lado no tendría que ser de otra forma, a equiparnos correctamente. Alimentos, bebida, mapa, brújula y GPS que nos sirvan para seguir la ruta o saber dónde estamos en caso necesario, ropa de abrigo e impermeable, bastones, protección contra el sol, botiquín, un frontal, objetos que siempre debiéramos llevar en nuestra mochila. También puede ser una buena idea llevar pantalón largo, para evitar roces con hierbas, ramas y arbustos. Unas botas de trekking a buen seguro nos darán la comodidad y estabilidad que esta ruta requiere. Por supuesto la cámara de fotos no puede faltarnos, al igual que como siempre deberemos adaptar nuestra ropa y equipamiento a la época del año en que realicemos la ruta.

 

Desnivel acumulado. 2.665 m   Desnivel positivo. 1.334 m   Desnivel negativo. 1.331 m

 

Dificultad. Notable

 

Física

La distancia y el desnivel positivo, acumulado casi en su totalidad al inicio y al final de la ruta, hacen que sea un recorrido exigente, reservado a personas acostumbradas a las largas caminatas por montaña. Por otro lado, las muchas opciones de modificar su trazado que a lo largo de la ruta se nos presentan, permiten adaptar el itinerario a las características de cada uno, eso sí, teniendo en cuenta las particularidades del tramo que resulta de la variación ya que éste puede llegar a ser todavía más duro en vez de más sencillo. El calor en verano sin duda aumentará la exigencia de este, por otro lado interesante, recorrido, que de tomárnoslo con la pausa necesaria no debiera de crearnos demasiados problemas, siempre que estemos acostumbrados.

 

Severidad del medio

Trochas pedregosas, sendas a veces embarradas, pistas en bastante buen estado y majadas cubiertas por el verde pasto es el terreno por el que transcurre esta Ruta de Tres Villas. Por lo tanto siempre que no nos salgamos de su trazado no tendríamos que preocuparnos más que de evitar resbalones o tropezones que nos puedan hacer caer. Aun así no tenemos que olvidar que estamos recorriendo una zona montañosa con profundos barrancos y verticales peñas en las que puede haber desprendimientos o algún animal puede tirarnos alguna piedra si está en la ladera sobre nosotros. Otro punto a tener especial precaución es al cruzar el río, debemos preguntar antes en Tobía para saber si es aconsejable cruzarlo, no solo por evitarnos un chapuzón, sino porque en determinadas épocas baja con bastante fuerza y puede darnos un buen susto si no  lo calculamos bien.

 

Orientación

Por lo general bien señalizada, es la gran cantidad de opciones que nos encontramos en el recorrido lo que más nos puede hacer dudar, sobre todo a nuestra llegada hacia Anguiano, donde caben varias rutas que terminan todas en esta localidad. También en el interior de los bosques que atravesaremos podemos encontrarnos con que la hojarasca o la vegetación nos dificulten seguir la senda, obligándonos a escudriñar el terreno en busca de las marcas de la ruta. Los tramos de majada, donde la senda se difumina bajo el pasto, son otro punto donde tendremos que agudizar la vista para seguir el curso de marca en marca.

 

Lugares importantes de paso

 

NOMBRE LUGAR DE PASOTIEMPO HASTA ÉLALTITUDDISTANCIACOORDENADAS UTM
 01-Anguiano0h 00min644 m0 Km30T 519270 4678620
 02-Desvío Castaño de La Nisia0h 10min635 m0,6 Km30T 518739 4678559
 03-Collado Cervanco2h 00min1.225 m5,1 Km30T 515713 4679439
 04-Tobía3h 30min680 m11,1 Km30T 515258 4682898
 05-Matute4h 00min682 m13,1 Km30T 516884 4682913
 06-Desvío San Quiles5h 00min1.005 m15,7 Km30T 517186 4681002
 07-Pradera de Ayanatón5h 35min867 m17,9 Km30T 518520 4679467
 08-Desvío Cueva Nuño5h 45min799 m18,5 Km30T 518747 4679434
 09-Anguiano6h 05min644 m19,8 Km30T 519270 4678620

Coordenadas UTM Datum WGS84

 

Perfil de la ruta

Perfil de la Ruta de Tres Villas

 

Cartografía, mapas y tracks

Mapa de la Ruta de Tres Villas

Este esquema de la ruta no está hecho a escala ni contiene toda la información relativa a la zona, es meramente orientativo.

Mapa topográfico con el recorrido Ruta de Tres Villas

IGN

 

Este esquema con el trayecto es aproximado y ha sido creado a partir de la base cartográfica derivada © Instituto Geográfico Nacional  "Cuadrante 241-1, 1:25.000"

Senditur ha manipulado los tracks para corregir los puntos aberrantes que pudieran existir, ocasionados por problemas con la recepción de la señal GPS. En cualquier caso los tracks son siempre aproximados.

 

Descubre que tienes a tu alrededor con la APP de Senditur disponible para:

 

Ico_Android     

 

SENDITUR te anima al uso de las nuevas tecnologías a tu alcance, utilizándolas a modo de apoyo y consulta en tu actividad, no basando la realización y la orientación de la misma única y exclusivamente en ellas, ya que éstas pueden ver alterado su funcionamiento por muy diversas causas, no funcionando correctamente y llegando a no ser precisas sus indicaciones. SENDITUR no se responsabiliza de cualquier mal uso y/o funcionamiento de sus guías electrónicas y recomienda que cada uno sea responsable y prudente en la realización de la actividad. Todas las opiniones, consejos y/o valoraciones realizadas por SENDITUR en sus descripciones están sujetas y/o se refieren a las condiciones específicas que SENDITUR se encontró el día concreto de la realización del recorrido, refiriéndose a ese día en concreto y siempre tomando como referencia a personas entrenadas y con la debida experiencia, con un nivel alto de preparación tanto física como técnica, además de correctamente equipadas, por lo tanto todas las opiniones, valoraciones y/o consejos son a título orientativo.

FICHA Y TRACKS

 

Equípate para la ruta

 

Elegir correctamente el material que debemos emplear en una ruta puede marcar la diferencia entre pasar un día agradable o no guardar un buen recuerdo del recorrido realizado. Adaptar nuestro equipo a las condiciones meteorológicas, las características de la ruta y las nuestras propias, es decir, equiparnos correctamente no solo nos ayudará en la ruta, también nos aportará una mayor seguridad. A continuación os proponemos algunos ejemplos que esperamos os sean de utilidad.

 

Ropa

 

El medio natural en el que nos movemos es cambiante, por ello la ropa que elijamos debe cumplir una serie de particularidades. Confort, transpirabilidad, resistencia, ligereza, o impermeabilidad varían en función de cada prenda y del uso al que la vayamos a destinar. Utilizar diferentes capas ampliará nuestras opciones permitiéndonos protegernos mejor del frío, el viento o la lluvia.

 

Primera capa

Camiseta

 

Al estar en contacto directo con la piel la característica principal que debe tener es una gran capacidad de evacuación del sudor, a la que hay que sumar un rápido secado. Otra de las funciones más desconocidas de esta capa es protegernos de los rayos del sol en verano. Camiseta técnica de alta transpirabilidad, manga larga, cuello alto y cremallera.

 

Segunda capa

Fibra

 

La función principal de las prendas intermedias es retener el calor corporal, evacuar el sudor e incluso algunas prendas actuar de cortavientos protegiéndonos del frío. Habitualmente compuestas de fibras, deben ser de secado rápido, con resistencia a la abrasión y de poco peso, además de cómodas. Chaqueta de fibre con capucha, resistente al viento y con acabado repelente al agua.

 

Tercera capa

Impermeable

 

Prenda pensada para aislarnos en lo posible de las inclemencias del tiempo, lluvia, nieve, viento. Tiene que tener una buena relación entre impermeabilidad y transpirabilidad, además de ser ligera y resistente. Nos permite combinarla con las capas anteriores en función de las condiciones meteorológicas. Chaqueta impermeable-transpirable con membrana.

 

Pantalón

Pantalón

 

Pantalón de senderismo ligero y cómodo, confeccionado en tejido elástico para que se adapte mejor a nuestros movimientos, tiene que ser resistente y de secado rápido. Pantalón técnico, con refuerzos y tejido repelente al agua.

 

 


 

 

Calzado

 

El calzado es una parte fundamental de nuestro equipamiento, no tenemos que olvidar que habitualmente nos acompañará durante toda la actividad. Agarre, comodidad, transpirabilidad e impermeabilidad son algunas de las características que debemos tener en cuenta y que van de la mano junto a su rigidez y robustez, aspectos que hacen a cada calzado diferente y enfocado a un tipo u otro de uso y terreno.

 

Bota de senderismo

Bota de senderismo

 

Bota cómoda, ligera y estable que acompañe los movimientos del pie, impermeable y de secado rápido, además de una buena capacidad de transpiración y de adsorción de impactos contra el suelo a la hora de andar. Bota de caña media, con membrana y fabricada en cuero.

 

 


 

 

Complementos textil

 

En ocasiones los grandes olvidados, hasta que los echamos en falta o nos damos cuenta de su importancia. Protegen del frío, del viento, del sol o de la humedad las zonas más delicadas de nuestro cuerpo, las más expuestas a las inclemencias del tiempo y las que antes notan sus efectos. 

 

Calcetines

Calcetines

 

Uno de los complementos más importantes a tener en cuenta. Tienen que mantener el pie seco y fresco, evitar rozaduras, ser confortables y resistentes, es muy importante que tengan un buen rendimiento termal, es decir, regular la temperatura del pie en función de las condiciones meteorológicas. Elaborados en lana merina, cuentan con refuerzos en puntera y talones.

 

Gorras, pañuelos y sombreros

Gorra

 

Protegernos la cabeza de los rayos del sol, del frío y del viento es imprescindible en cualquier actividad que realicemos al aire libre, sobre todo si, como es el caso, vamos a estar varias horas a merced de los elementos. Tejido ultra ligero de alta transpiración, cuenta con ajuste por velcro.

 

Guantes

Guantes

 

Junto con los pies, las manos son las primeras en sufrir los efectos del frío, por lo que mantener su temperatura es sumamente necesario. Es importante que tengan un buen equilibrio entre la calidez del guante y la maniobrabilidad que nos permite, admite la composición por capas. Corte de bajo perfil, ajustados y finos.

 

 


 

 

Equipo, tecnología y accesorios

 

Su utilidad es indiscutible tanto a la hora de preparar o planificar nuestra actividad, como a la hora de realizarla. Electrónica, transporte, seguridad… todo un mundo de accesorios en constante evolución que nos ayudan al mismo tiempo que nos exigen conocerlos y saber usarlos correctamente para sacarles el máximo partido.

 

Mochila

Mochila

 

Tamaño, estructura y sistemas de ajuste, junto con los detalles técnicos y materiales empleados, son variables que debemos observar para obtener un modelo adecuado a nuestras necesidades. Mochila de trekking capacidad media, aproximadamente de 30l. 

 

GafasGafas

 

Elemento fundamental en nuestra actividad al aire libre para evitar lesiones oculares, al resguardar nuestros ojos no solo del sol, sino también del viento y del frío. Gafas de sol cat.2-4 lente fotocromática.

 

Bastones

Bastones

 

Nos proporcionan estabilidad en terrenos complicados, liberan a las piernas de parte de la tensión y sobrecarga que sufren, activan la circulación del tren superior del cuerpo. Bastones telescópicos con antichoque.

 

Botiquín

Botiquín

 

Uno de los imprescindibles en nuestra mochila, te ayudará a solucionar pequeños imprevistos que pueden surgir en el medio natural y a los que estamos expuestos, picaduras, rozaduras, urticarias… Botiquín básico de primeros auxilios.

 

Mapas, Brújula y GPS

 

GPSMuchos de los recorridos que realizamos suelen estar perfectamente señalizados y bien definidos, aún así en nuestra mochila nunca deberían faltar los elementos necesarios que, en caso de necesidad, nos permitan orientarnos, seguir la ruta y llegar a nuestro destino. Mapa, brújula, GPS… son unos buenos compañeros de viaje que nos proporcionan seguridad y nos ayudan en el medio natural. GPS deportivo, 12h de autonomía y pantalla anti reflejos.

 

 


 

 

Material para mascotas

 

No podemos olvidarnos de nuestro más fiel compañero que nos acompaña allí donde vamos recorriendo las mismas rutas, aguantando la misma lluvia o pasando el mismo frío. Por suerte hoy en día disponemos de una serie de complementos que nos permitirán protegerlo y equiparlo como es debido para que podamos disfrutar juntos de la ruta elegida. 

 

Botines

Botines

 

Los terrenos duros o rocosos pueden generar heridas en las almohadillas plántales de nuestro perro además de un desgaste excesivo. Botines ajustables con detalles reflectantes.

FICHA Y TRACKS
LOCALIDADES

Localidades en la ruta

 

Anguiano

 

Anguiano, La Rioja

 

 

Tobía

 

Tobía, La Rioja

 

 

Matute

 

Matute, La Rioja

 

EL TIEMPO

CURIOSIDADES

¿Sabías que…

 

Tanto el Roble de las Once como Peña Reloj, gracias a su ubicación, han servido durante años para determinar la hora del día. El Roble de las Once se le denomina así ya que es a esa hora cuando el sol da en la copa de sus ramas. Mientras que Peña Reloj es un auténtico reloj de sol, cuya sombra, al pie del risco, marca perfectamente la hora durante todo el año.

 

No te pierdas…

 

La flora y la fauna que atesora esta ruta. Hayedos impresionantes, robles, encinales, pinos, sauces blancos, figuran entre otros dentro de su variada flora y en lo que se refiere a la fauna podrás encontrar desde corzos y ciervos hasta águilas reales, halcones peregrinos, cabe destacar la colonia de buitres leonados en la zona de Peñalva y el desmán de los Pirineos único en la zona.

 

 CAMINAMOS CONTIGO

Manejo del GPS

 

 NO TENGAS DUDAS 

 

Con nuestra App podrás descubrir lo que tienes a tu alrededor como las montañas, las localidades o los lugares de interés.

 

Ico_móvil

Información disponible:

Descubre lo que te rodea

 

Ico-Android     

 

 COMPARTE TU EXPERIENCIA

 

Comparte tus experiencias

 

Te agradeceríamos que nos escribieras para informarnos de cualquier dato erróneo o no actualizado que hayas encontrado, o simplemente para hacernos llegar tu opinión a Muchas Gracias.

 

 COMPROMISO ECOLÓGICO

 

Cuida la Naturaleza No tires basura

 

 RUTA PROMOCIONADA POR:

Banner_Asociación_senderista_de_Anguiano

Banner_Aidillo

Monasterio de Valvanera

Monasterio de Valvanera

Anguiano, La Rioja

Lugar de emplazamiento de la Virgen de Valvanera, Patrona de La Rioja

Cuevas de Ortigosa

Cuevas de Ortigosa

Ortigosa de Cameros, La Rioja

Un museo donde la naturaleza exhibe su poder y arte

Monasterio de Yuso

Monasterio de Yuso

San Millán de la Cogolla, La Rioja

El Escorial de La Rioja

Monasterio de Suso

Monasterio de Suso

San Millán de la Cogolla, La Rioja

Cuna del Castellano y panteón de los siete héroes castellanos

Ctra. Lerma, Km. 45

26322, Anguiano, La Rioja

941745003

Restaurante La Cañada

Anguiano, La Rioja

Restaurante La Cañada

Anguiano, La Rioja

Ver Alojamientos en Anguiano

Anguiano, La Rioja

Ver Alojamientos en Anguiano