Volver arriba

 

Alimentación e hidratación del senderista o montañero

 

No es extraño ver, mientras recorremos rutas de montaña o de senderismo físicamente exigentes, a personas que les han abandonado las fuerzas, con sus caras desencajadas y en un estado de salud preocupante. Me he preguntado muchas veces cuál será la causa de este deterioro físico y la respuesta puede parecer fácil, mala preparación física y falta de entrenamiento, ritmo inadecuado, exceso de peso en la mochila, mala elección del recorrido… pero hay algo que normalmente se nos olvida y que puede ser determinante para acabar con éxito nuestra actividad, una correcta planificación de nuestra hidratación y alimentación.

Senderistas en una marcha de senderismoMontañero descansando en Los Pirineos

El éxito de una actividad de larga duración depende en gran medida del aporte energético. Por sus características, las rutas de montaña o los largos recorridos de algunas rutas de senderismo, de entrada, van a elevar los requerimientos energéticos del organismo humano. Pero este esfuerzo adicional inherente no debe hacernos caer en el error de pensar que bastará con alimentarse a tope durante la actividad. Antes de enfrentarnos a ella necesitaríamos nutrirnos bien los días anteriores, al igual que durante y después de la actividad.

Plan de alimentación

La hidratación es otro pilar fundamental para llevar a cabo con éxito nuestro objetivo, ya que el agua se pierde a través de la transpiración, la orina y la respiración. No beber suficiente agua puede provocar grandes desequilibrios orgánicos.

Plan de hidratación

Solemos invertir mucho tiempo en seleccionar el material para realizar nuestras actividades pero menos en seleccionar los alimentos que van a servir de combustible al organismo. Sin embargo alimentos y bebidas son indispensables para el rendimiento, la fuerza y la resistencia, por todo ello es tan importante planificar nuestra alimentación e hidratación.

No se trata de ser unos expertos nutricionistas deportivos pero si de tener claros unos sencillos conceptos que cada uno deberemos aplicar en función de nuestras necesidades y condiciones físicas y de salud.

 

Mesa con alimentos