Volver arriba

Raqueta de nieve antigua

 

 

Cómo elegir tus Raquetas de Nieve

 

Las raquetas de nieve constituyen un medio tradicional para caminar por terrenos nevados. Cuando la nieve está blanda permiten un desplazamiento eficaz, sin ellas nos hundiríamos a cada paso gastando una cantidad de energía enorme. Aunque andar con raquetas de nieve suele ser más lento que hacerlo sobre esquís, éstas permiten avanzar por terreno arbustivo o rocoso donde los esquís no van tan bien.

 

Historia de las raquetas de nieve

No pensemos que el ponerse una plataforma ancha en los pies para no hundirse en la nieve es un invento moderno, algunos autores mantienen que la aparición de las raquetas podría remontarse al Neolítico. Las raquetas tradicionales, de origen norteamericano, de madera y cuero, que permitían a la población indígena trasladarse por las grandes llanuras son la inspiración de las actuales, que tienen un enfoque mucho más deportivo.

 

Las raquetas de nieve en la actualidad

Actualmente están fabricadas en plástico o aleaciones de aluminio, menos alargadas y más estrechas, con fijaciones articuladas en los pies. También algunas de ellas llevan pequeños pinchos para morder la nieve además de bordes más afilados, con todo esto ganamos estabilidad y seguridad siendo su evolución muy evidente.

 

 

¿Qué raquetas de nieve comprar?

 

Existen diferentes tipos de raquetas de nieve según el uso que les vamos a dar

 

Raquetas de nieve de paseoDe paseo

Se utilizan para caminar por grandes llanuras donde se acumula gran cantidad de nieve, carecen de sistemas de tracción, no suelen incorporar alza ni bloqueo de talón. Pueden resultar peligrosas e incomodas en nieves endurecidas.

 

De montaña o técnicas

Son la mayoría de las que nos encontramos en el mercado, son polivalentes y permiten la progresión en varios tipos de terreno. Aportan sistemas de tracción, alza y bloqueo de talón, garras…

 

De competición

Se emplean para correr o para marcha nórdica. La mayoría de ellas precisan de calzado para fijaciones automáticas, no incorporan alza, favorecen al máximo la rotación y la garra delantera es más pequeña que las de montaña. Poco recomendables fuera de la competición.

 

También podríamos realizar una subcategoría según la elección de la fijación en cada caso

 

Raquetas de nieve congeladasDe correas

La incorporan la mayoría de los modelos, pero tiene el inconveniente de que necesitan ajustes más constantes y que con frío intenso se congelan. Para cerrar las correas pueden llevar dobles arandelas o cierre micrométrico o de carraca que nos da más sujeción en el pie, mejor ajuste y no se congela, pudiéndose ajustar con los guantes.

 

Automático

Sistema de manejo, cómodo y rápido que consta de una puntera metálica y una mordaza trasera. Esta fijación necesita de botas cramponables rígidas con reborde delantero y trasero, si no utilizas estas botas la raqueta se puede soltar.

 

©Stpe-in

Este sistema permite eliminar la placa de sujeción, la suela hace esta función, sujeción rápida y perfecta que forma un vínculo entre bota y raqueta. Precisa igual calzado que la automática.

 

Centrémonos en las raquetas de montaña, que como hemos dicho son las más utilizadas.

 

Cuando vemos una raqueta de montaña y la miramos en su posición natural podemos observar varias partes bien definidas como son, la punta delantera o espátula, el eje, el cuerpo o casco, la fijación, el regulador de talla, el bloqueador del talón y el alza. En la parte contraria podemos distinguir la cola, el perfil, las puntas metálicas y la uña delantera. Cuando vayamos a elegir nuestra raqueta de nieve deberemos tener en cuenta varios conceptos para que nuestra elección sea lo más acertada posible. Lo primero deberíamos preguntarnos para que la vamos a utilizar y el terreno por donde vamos a movernos. Después nos fijaremos en el tipo de fijación que necesitamos dependiendo del calzado a utilizar.

Grupo de raquetas de nieve

El tercer punto y muy importante es tener en cuenta nuestro peso con el equipo que vamos a transportar ya que si nos confundimos nos hundiremos más de lo deseado en la nieve o nos veremos obligados a andar con las piernas muy abiertas. Un mismo modelo de raquetas de nieve puede tener varias tallas, según el peso del usuario que la vaya a utilizar aunque también hay modelos que nos permiten ampliar la anchura o la largura de la raqueta. Ver sus características o en su caso preguntar al vendedor nos puede salvar de hacer una elección equivocada. Tampoco estaría de más fijarnos en el peso de la propia raqueta de nieve ya que a veces hay que cargar con ellas en la mochila. El cuarto y último punto sería pensar en la posibilidad de piezas de recambio ya que las puntas metálicas, el alza, el regulador de talla etc…suelen ser piezas muy solicitadas.

 

                        

 

¿Cuándo, dónde y cómo usar unas raquetas de nieve?

 

Tenemos que tener en cuenta ciertas pautas a la hora de hacer una ruta con raquetas de nieve, que se vienen a sumar a las que ya de por si debemos observar antes de aventurarnos a realizar cualquier actividad.

 

Cuando, dónde y cómo usar unas raquetas de nieveRevisar las ataduras de vez en cuando ya que pueden tender a aflojarse.

El talón deberá estar liberado, solo lo llevaremos bloqueado en los descensos por pendientes pronunciadas, flanqueos o para superar obstáculos y para su transporte.

Utilizaremos dos bastones ya que nos darán seguridad y estabilidad.

En pendientes inclinadas, nieve dura y raquetas no suele ser buena combinación, pudiendo tener situaciones muy peligrosas. Los descensos por pendientes con hielo o nieve endurecida no se pueden hacer con raquetas, éstas no sustituyen a los crampones y piolet. Si el estado de la nieve es el adecuado para descender con nuestras raquetas de nieve deberemos procurar que ésta no bascule en exceso y controlar nuestra velocidad de descenso.

No afrontaremos una pendiente si no estamos seguros de que cumple con los requisitos para subirla con la máxima seguridad y poder culminarla, dar media vuelta con raquetas puede ser una maniobra peligrosa.

Los flanqueos es otra de las maniobras peligrosas para realizar con raquetas, si se nos presenta significa que no hemos elegido bien el trazado de nuestra ruta y entonces deberemos buscar otro trazado más adecuado o darnos la vuelta y cambiar la actividad.

 

El disfrutar de una actividad con raquetas de nieve es muy reconfortante ya sea en grupo o en familia ya que no se necesita una técnica extremadamente depurada para pasarlo bien, pero no hay que olvidar que estamos en un entorno invernal y hay que tomar las precauciones necesarias para una salida de estas características. Preparar la ruta, ver la meteo y riesgo de aludes, además de elegir el itinerario adecuado tanto para nuestras posibilidades como para las de las personas que nos acompañan, llevar la ropa y el calzado adecuado, entre otras cosas, son imprescindibles para nuestra seguridad.

 

 

 


Estas recomendaciones se ofrecen únicamente a título informativo intentando proporcionar información útil a los usuarios, en ningún caso suponen que Senditur recomiende o desaconseje un producto o servicio en concreto, échale un vistazo a nuestras Condiciones Legales. Al adquirir cualquier producto mediante estos enlaces contribuyes al mantenimiento y mejora de esta web, en ningún caso te supondrá un sobre precio en el o los productos que compres. Muchas gracias por tu contribución.