Volver arriba

 

Credenciales y Compostelana

 

Credenciales y CompostelanaLos antiguos peregrinos portaban salvoconductos que les servían de cartas de presentación permitiéndoles recorrer el Camino de Santiago y gozar de la hospitalidad de las gentes que lo habitaban. Hoy en día y tras alguna que otra variación, el documento que todo peregrino debe llevar consigo es La Credencial. Este singular pasaporte permite que su dueño estampe el sello, junto a la fecha y la firma del albergue o lugar por donde pasa en su camino, acreditando su paso y brindándole tanto el derecho a alojarse en los albergues como la obligación de aceptar las condiciones de su uso. Además a su llegada a Santiago de Compostela, con ella debidamente cumplimentada, puede solicitar la tan ansiada Compostelana. 
La Credencial la podemos obtener en diversos lugares tales como las asociaciones de amigos del Camino, los puntos de partida más habituales o en obispados y parroquias. También a iniciativa de la Universidad de Navarra se ha creado la Credencial o Acreditación Jacobea Universitaria aportando los mismos derechos que las anteriores pero con la obligación de realizar integro el Camino elegido y no los últimos 100 o 200 kilómetros.

 

 

Sellos del CaminoLas credenciales es importante sellarlas cuando menos en cada lugar donde finalicemos la etapa y a partir de los últimos 100 Km si vamos a pie o 200 Km si lo hacemos en bici o caballo, no está de más estampar un sello intermedio en cada etapa recorrida. Suelen darse algún que otro caso de picaresca y aunque no es muy habitual no se nos debe de olvidar sellar debidamente la Credencial para evitar problemas en los albergues o a la hora de reclamar la Compostelana. 
Son muchos los sellos que encontraremos en el Camino alguno de ellos verdaderamente originales y bonitos, por desgracia los espacios disponibles para ellos en nuestra credencial son limitados por lo que nos encontramos con el dilema de cual elegir a la hora de sellar. Por ello es cada día más habitual encontrarte con peregrinos que portan varias credenciales, una de uso correcto y otra para la colección de los distintos sellos o también, los que no están dispuestos al sobre coste de más credenciales llevan la cuenta de los lugares por donde pasan en un libreta aparte, rellenado a su vez como es debido la Credencial oficial.
La Compostelana, siempre que hayamos recorrido a pie los últimos 100 Km o los 200 Km si es en bici o en caballo, nos espera a nuestra llegada a Santiago. Para ello debemos dirigirnos a la oficina de acogida del peregrino que se ubica en la Rúa das Carretas y allí entregar la Credencial que da fe de nuestra peregrinación. La Compostelana es un documento en latín con la debía ornamentación que se le presume, nos será entregada al momento y en ella habrá de constar nuestros datos junto a la fecha y la firma del Secretario Capitular de la Iglesia Compostelana.
Una vez en nuestra casa, orgullosos del mosaico de sellos, que junto a la Compostelana nos acreditan y recuerdan nuestro pasó por los diferentes puntos del Camino, nos toca proteger la tinta de los diferentes sellos para evitar su paulatina desaparición, ya que con el paso de los años estos serán casi invisibles. Para ello hoy en día existen diversas posibilidades que nos aseguraran un mejor conservación, escanear el documento o aplicar unos barnices especiales son algunas de ellas.
Compostelana

 

Sendigrino y el Camino de Santiago

Sendigrino

 
Cuando hacer el CaminoPor partes o enteroEl Camino no se acaba en Santiago

 

Elige bien el Camino

Necesito estar preparado
Organiza las etapas

 

 

Solo, andando, en bici...
 
Equipamiento para el Camino