Volver arriba

 

Organiza las etapas

Hoy en día son muchas las guías que nos marcan las etapas, pero cada peregrino debe adaptarlas a sus características. Si bien es muy aconsejable llevar una planificación previa y en muchos casos hasta las reservas de los lugares de descanso, es bien sabido que son muchos los factores que pueden destrozar todas las previsiones, por lo que tenemos que estar preparados y ser flexibles para poder adaptarnos a las circunstancias que se nos vallan planteando. El Camino de Santiago no se trata de una competición para ver quien llega primero o quien hace más kilómetros al día, dosificar el esfuerzo es vital sobre todo si no tienes garantizado el lugar de descanso ya que puedes llegar a encontrarte con todas las plazas ocupadas y no quedarte otro remedio que tener que hacerte unos cuantos kilómetros extra si no quieres pasar la noche al raso. Ajusta las etapas a tus necesidades
Aprovecha las primeras horas del díaMadrugar y aprovechar las primeras horas del día es una buena política sobre todo los días de calor, aunque tendremos que adaptar la hora de salida a la etapa que tenemos por delante, no es lo mismo caminar a las 6 de la mañana por un cómodo andadero que meternos a esa hora en un frondoso bosque o tramo de montaña en los que el Camino no esta tan bien delimitado. El kilometraje de media por etapa se sitúa entre los 25 o 30 kilómetros diarios a pie, esta media nos permite disfrutar de la esencia del Camino como son las gentes y los lugares por donde se pasa. Como todo, nuestra preparación y particularidades, hacen que tengamos que adaptar estos parámetros a nuestras necesidades. Teniendo en cuenta que una persona con una condición física normal y cargado con una mochila de unos 8 Kg recorre a pie unos 4 Km/h por terreno favorable, podremos hacernos una idea del tiempo que emplearemos en cada etapa (ojo esta cifra se reduce considerablemente si nos enfrentamos a tramos de ascenso o con situaciones meteorológicas desfavorables).
Dosifica el esfuerzoEl habernos enfrentado con anterioridad a largas caminatas nos será de mucha ayuda para poder saber cómo respondemos y organizar previamente el recorrido a realizar. Si por el contrario nos enfrentamos al Camino sin preparación previa, es aconsejable tomarse las primeras etapas con cierta calma e ir aumentando la distancia paulatinamente.
También suele ser una buena idea intercalar etapas cortas de entorno a los 20 Km que nos permitan tener un día de relativo descanso.
Para los bicigrinos resulta más complicado calcular una media ya que les afectan diferentes factores, como por ejemplo el tipo de terreno por donde discurre el recorrido que les puede obligar a desviarse. Lo normal es calcular el doble del kilometraje habitual de una etapa a pie.

Sendigrino y el Camino de Santiago

Sendigrino

 
Cuando hacer el CaminoPor partes o enteroEl Camino no se acaba en Santiago

 

Elige bien el Camino

Solo, andando, en bici...
Equipamiento para el Camino

 

Necesito estar preparado Credenciales y Compostelana