Volver arriba

 

Solo, andando, en bici….

 

No tiene que preocuparte comenzar solo

La verdadera esencia del Camino de Santiago es recorrerlo a pie, esto nos permite empaparnos de los lugares por donde pasamos, disfrutar de agradables conversaciones con otros peregrinos con los que compartes unos kilómetros y en definitiva ponerte en la piel, salvando las diferencias, de las miles de personas que recorrieron antaño estos caminos. Todo ello no es un freno para que una persona amante de la bicicleta se olvide de ella y realice el Camino de Santiago andando, pero si tienen otras cuestiones a tener en cuenta en su viaje.

El Camino en bici tiene sus características especialesLa bici, si queremos recorrer realmente el Camino de Santiago, ha de ser de montaña o al menos que nos permita circular por terrenos abruptos y empedrados, para evitar tener que tomar carreteras que alargan considerablemente las distancias y que son un peligro para los ciclistas. También tendremos que tener en cuenta que en muchos albergues los bicigrinos no tienen prioridad de plaza ante los caminantes, aun habiendo llegado con anterioridad. Este medio de transporte nos tendría que aportar mayor tranquilidad para poder disfrutar de los lugares que recorremos, en vez de como es muy habitual, privarnos de todo contacto con ellos. Son muchos los bicigrinos que, como no tendría que ser de otro modo, avisan de su cercanía a los caminantes y reducen su marcha al pasar junto a ellos. Tampoco tiene que suponernos un problema echar el pie a tierra para superar algún tramo complicado o de mayor esfuerzo, que en la mayoría de los casos no son tan largos como parece y este gesto puede evitarnos problemas mayores.
En grupo la planificación previa es muy importanteComenzar el Camino de Santiago en solitario no debe preocuparnos, son muchas las ocasiones en las que vamos a encontrar conversación y muchos los kilómetros donde forjar una buena amistad. Por el contrario los grupos numerosos son más complicados de gestionar y exigen una mayor planificación previa. Son muchas las amistades que al convivir las 24 h del día, sumado al cansancio acumulado y a las vicisitudes del Camino, han saltado por los aires. Saber adaptarse a las características del grupo es fundamental, lo ideal son grupos pequeños de 2 o 4 personas, donde todos ponen de su parte para no exprimir demasiado al menos capacitado y no obligar al resto a llevar un ritmo excesivamente lento. El alojamiento se complica cuanto mayor es el grupo, ocurriendo casos reales en los que tiene dispersarse por diferentes albergues e incluso otras localidades.

Sendigrino y el Camino de Santiago

Sendigrino

 
Cuando hacer el CaminoPor partes o enteroEl Camino no se acaba en Santiago

 

Elige bien el Camino

Equipamiento para el Camino
Organiza las etapas

 

Necesito estar preparado Credenciales y Compostelana