Volver arriba

 

Siguiendo los pasos de las legiones romanas

 

Una antigua calzada unía y aun une el valle de Tobalina, en Burgos, y el Parque Natural de Valderejo, en Álava, a través del angosto Desfiladero del Río Purón al amparo de las montañas de Sierra Árcena. Un paraje natural único, habitad inmejorable para numerosas especies tanto vegetales como animales, tallado durante siglos por el incansable hacer del río en su discurrir desde su nacimiento en las proximidades de Lahoz hasta su desembocadura en el río Ebro, en los alrededores de Barcina del Barco.

Desfiladero del Río Purón

La ruta, con 10,4 Km o 7,8 Km si regresamos por el mismo itinerario, parte del bonito pueblo de Herrán 0 Km, localidad burgalesa de la comarca de Las Merindades que luce orgullosa sus cuidadas casas que nos hablan de su origen medieval. Desde allí, en agradable paseo, vamos remontando el curso del río Purón con la calma que esta parte del valle transmite. Las montañas parecen ir cerrándose con cada paso que damos como si no quisieran permitirnos el ir más allá de donde ellas nos digan. Pero es el río el que se ha encargado de tallar un angosto paso conocido como el Cañón de Las Puentes, nombrado así por el imponente puente romano que atravesaba el río en este punto. Ante nosotros, como si de otro paraje se tratase, se muestra el interior de sierra Árcena en cuyas peñas habitan un buen número de aves y donde también encontramos, encajada en la roca, la ermita de San Felices y San Roque 1,1 Km, a la que podemos ascender para visitarla. Esta pequeña parroquia datada aproximadamente en el siglo VIII y IX se cree que fue la predecesora del cercano y malogrado monasterio de San Martín de Ferrán. Desde aquí ponemos rumbo a la parte más abrupta y agreste del desfiladero dejando por el momento a un lado los senderos que llevan a la cima de Santa Ana y a Villafría. Nuestra senda se abre paso por la montaña, que ha visto como ha sido tallada tanto por el río como por la mano del hombre para poder avanzar sin verse cortado el paso por los farallones que ésta les interponía. La ruta se adentra en el desfiladero del río Purón, donde se alternan los saltos de agua y las cascadas con los remansos y las tranquilas pozas. El sendero, en ocasiones no apto para personas con vértigo o despreocupadas, nos transporta por el interior del angosto paso que el rio se ha ido formando.

Sendero del defiladero

Poco a poco la altura ganada y la distancia recorrida nos van sacando de este espectacular paisaje que va a ceder su protagonismo a un espeso bosque que nos oculta de las aves que a buen seguro vuelan sobre nuestras cabezas. El bosque da paso a un amplio y verdoso pastizal por el que avanzamos flanqueados por el Santa Ana y el Vallegrull, mientras a lo lejos nos espera la iglesia de San Esteban que aduras penas resiste el paso del tiempo y el abandono. Ribera 3,9 Km y su iglesia románica que guarda en su interior un verdadero tesoro, que de seguir así desaparecerá junto a la iglesia no tardando mucho. Se trata de los murales góticos descubiertos en los años 80 cuando se extrajo de la iglesia el retablo del siglo XVI que aún se conserva en el museo de Vitoria. La panorámica desde Ribera nos adsorbe mientras decidimos si regresamos a través del desfiladero, por el mismo itinerario que nos trajo hasta aquí, o ascendemos a la cima de Santa Ana para disfrutar de unas vistas inmejorables desde ella. Ponemos rumbo pues hacia esta cima antes de regresar a Herrán disponiéndonos a recorrer los pastizales y el bosque que puebla su ladera, no sin antes despedirnos de los escondidos restos de lo que no hace tanto fue uno de los mayores pueblos del valle. La cima de Santa Ana 6,9 Km no desmerece las expectativas que de ella teníamos y nos recompensa el esfuerzo que supone hollarla con la estampa que desde ella se tiene del desfiladero, de la sierra y de los valles que la rodean. Incluido el majestuoso valle del Ebro. Una vez dedicado el tiempo que esta cima se merece emprendemos el descenso que nos acercará surcando la falda de la montaña contraria a la que subimos, al encuentro del sendero que cruza el desfiladero, justo antes de llegar hasta la ermita de San Felices y San Roque 9,3 Km donde anteriormente habíamos dejado atrás la senda que nos ofrecía ascender hasta Santa Ana, para desde allí regresar sin prisa a Herrán 10,4 Km, punto de inicio y final de esta ruta.

Monte Santa Ana y desfiladero desde Ribera

Truco

 

La visita al desfiladero del río Purón también es posible realizarla desde la localidad alavesa de Lalastra, en la que se encuentra el centro de interpretación del Parque Natural de Valderejo y desde la que parten un buen número de rutas que recorren el parque, incluida varias que llevan hasta Ribera, para desde allí acercarnos a la zona más abrupta del desfiladero, incluyendo la subida a Santa Ana, pero en sentido contrario al descrito, descendiendo luego hasta Ribera para regresar a Lalastra.

 

 

Cómo llegar

 

 

 

Para llegar hasta Herrán lo podemos hacer desde Miranda de Ebro siguiendo la carretera BU-530 que une esta ciudad con Trespaderne, para posteriormente tomar la BU-532 tras pasar por Barcina del Barco o Quintana Martínez Galindez según lleguemos desde Miranda de Ebro o desde Trespaderne respectivamente. Es en esta carretera BU-532 donde encontraremos los accesos que conducen hasta Herrán desde Promediano o desde La Revilla de Herrán. También esta misma BU-532  comunica Herrán con la carretera que une Trespaderne con Bilbao a la altura de La Orden. Una vez allí el acceso a Herrán está prohibido para vehículos de no residentes, por lo que dispondremos de varias zonas de aparcamiento. La primera y más amplia se sitúa nada más llegar a la localidad. Desde ella parte una carretera que cruzando el río Purón bordea Herrán llevándonos sin más desvíos hasta el pequeño aparcamiento que hay justo donde la carretera llega a su final y comienza la ruta del desfiladero del río Purón, a las mismas puertas de Herrán.

 

Mira la fotografía de 360º

 

Haz doble clic en la imagen para verla a pantalla completa

 

Sendimascota​Zona mascotas

 

Exigente y bonita ruta para hacerla con nuestro amigo, en la que a buen seguro podrá disfrutar cuanto quiera. Él por si solo tendrá la prudencia necesaria para no exponerse sin necesidad a zonas peligrosas, aun así como siempre deberemos estar atentos a él. Estamos en un parque natural con su propia reglamentación sobre las mascotas aunque inicialmente no se salen de lo normal.

Aunque estamos gran parte del tiempo junto al río Purón, no nos resultará sencillo encontrar puntos de fácil acceso y aun así es probable que no sea muy recomendable acercarse y por descontado que nuestra mascota entre en el agua, por lo que deberemos llevarle su ración de víveres correspondiente.

A la importante fauna local que sobre nuestras cabezas no será tan fácil de ver hay que sumar el ganado de la zona, caballos, rebaños de cabras y sus correspondientes perros pastores que en gran número les acompañan.

 


Esta ruta ha sido realizada sobre el terreno por SENDITUR el 29-07-2.016. La ruta puede variar mucho en función de la época del año, de las condiciones meteorológicas y del terreno, así como por las acciones de terceros y de la evolución sufrida por el medio natural donde se ubica. SENDITUR no se responsabiliza de cualquier mal uso o uso inadecuado de las guías comprensivas de sus rutas y/o publicaciones, ni de las variaciones por los motivos antes referidos que pudiera haber de sus descripciones y recomienda que cada uno sea responsable y prudente en la realización de la actividad. Igualmente, te invitamos a documentarte con libros y guías especializadas para complementar la información descrita. Todos los tiempos son aproximados y toman un carácter orientativo, no se han tenido en cuenta las paradas por pequeñas que sean. Para cualquier sugerencia, SENDITUR te invita a enviar un correo a

 

La ruta

 

De Herrán a la ermita de San Roque y San Felices

 

La ruta da comienzo en las afueras de la localidad de Herrán (0h 00min), en el pequeño aparcamiento que hay al finalizar la carretera que la bordea.

Comenzamos la ruta del Desfiladero del Río Purón

Dejamos a nuestra espalda este cuidado pueblo y comenzamos un agradable paseo siguiendo la amplia pista que discurre encajada entre las montañas.

Seguimos siempre la pista de tierra

Pronto dejamos a un lado una acogedora zona recreativa para emprender una primera rampa de ascenso mientras seguimos de cerca el curso del río, el cual marcará gran parte del recorrido.

Nos acercamos a la primera parte del desfiladero

Este esfuerzo inicial remite al mismo tiempo que nos muestra la estrecha garganta de la que escapa el río Purón. Antes de llegar hasta ella dejaremos atrás una pequeña explanada en la que podríamos llegar a aparcar en el caso de estar abierta la sirga que impide el paso a los vehículos al inicio del camino.

Nos adentramos en el desfiladero

Una portilla de madera marca nuestra llegada hasta este primer estrechamiento de la ruta. El camino, sin apenas perder su amplitud, atraviesa esta zona encajado entre las peñas que protegen este paraje natural.

Ojo es por la izquierda

Al momento llegamos al desvío donde nos deberemos despedir de las marcas verdes y blancas del PR con el que compartimos camino, para proseguir junto al río que ahora queda a nuestra izquierda.

La ruta sigue recto, a la izquierda se accede a la ermita

Rápidamente nos topamos con una amplia área recreativa, junto al puente que nos permite volver a cruzar el río para ascender hasta la cercana ermita de San Felices y San Roque (0h 15min).

Subimos hasta la ermita

Una estrecha y empinada senda nos acerca hasta este singular enclave empotrado en la dura roca.

 

De la ermita de San Roque y San Felices a la bifurcación

 

Regresamos de nuevo al camino que abandonamos para subir hasta la ermita, decididos a continuar la ruta bordeando la acogedora zona recreativa.

Entramos en el Parque Natural de Valderejo

De no ser por unos solitarios carteles que nos avisan de nuestra entrada en el parque natural de Valderejo no seríamos conscientes de estar pisando desde este instante tierras alavesas.

Da igual cual sigamos

Una vez más una exigente rampa nos hace ganar altura con rapidez al mismo tiempo que el río va quedando cada vez más abajo. Una bien definida senda es ahora nuestra compañera, a la que en más de una ocasión podremos abandonar por un instante para acercarnos hasta improvisados miradores desde los que contemplar el paisaje que nos rodea.

Seguimos la marcada senda

Seguimos ganado altura con la impresión de que nos encaminamos hacia la cima de alguna de las montañas que nos rodean en vez de adentrarnos en el estrecho desfiladero.

Ojo es por la derecha

Más aun cuando nuestra senda gira bruscamente haciéndonos abandonar la línea que el río lleva más abajo.

Seguimos por la izquierda, volveremos por la senda de la derecha

Pero nada más lejos de la realidad, al momento nos encontramos con la bifurcación (0h 25min) del sendero, donde retomaremos la orientación perdida.

 

De la bifurcación a la Ribera

 

La senda que dejamos atrás es la que sube desde esta vertiente de la montaña al monte de Santa Ana y será por la que regresarán los que decidan ascender esta cubre una vez recorrido el desfiladero.

Seguimos subiendo

Nuestra ruta prosigue con el ascenso, ahora a través de un terreno algo más escarpado que nos sigue permitiendo contemplar la profunda garganta por la que corre el río Purón.

La vegetación vuelve a ganar terreno

El sendero, con la suficiente anchura en las zonas más expuestas, pronto vuelve a verse rodeado de vegetación que nos oculta en parte el paisaje. Esta zona de la ruta no nos hace presagiar lo que nos espera un poco más adelante.

Llegamos a la zona más abrupta del desfiladero del río Purón

Sin casi darnos cuenta nos vemos encajados entre las verticales paredes rocosas que marcan nuestra entrada, en el tramo más angosto de nuestra ruta, por el desfiladero del río Purón.

El recorrido en este tramo no tiene grandes complicaciones

Una vez más nos vemos caminando junto al río que discurre a escasos metros por debajo de nosotros. Esta parte de la ruta, con la suficiente anchura como para no suponer ningún problema, nos permite disfrutar del entorno con tranquilidad.

El recorrido no tiene perdida

Son varios los rincones con los que nos iremos encontrando a lo largo del recorrido en el que el río volverá a estar a nuestra derecha.

En esta zona se puede bajar al río

Serán varios los pequeños desvíos que nos permitirán acercarnos, con la prudencia necesaria, aún más al río, uno de ellos está a los pocos metros de cruzarlo.

Toca ascender una zona algo descarnada

La ruta continua haciéndonos ganar altura de cuando en cuando, mientras seguimos el, en ocasiones, maltrecho sendero. El río pierde algo de su protagonismo, oculto como está por la vegetación que puebla esta zona.

Llegamos al tramo de escaleras

El desnivel y el estado del terreno, sobre todo si ha llovido, han obligado a instalar los típicos escalones de madera que facilitan nuestro paso por este tramo de la ruta.

Aquí hay otro desvío que baja al río

Al rato la pendiente se suaviza, aquí también encontraremos un empinado desvío acondicionado con altos escalones que nos permite descender el farallón en busca de la orilla del río, aunque el tramo final no está en muy buen estado. 

Pasamos por otro espectacular tramo del desfiladero

Seguimos nuestro camino que nos lleva a atravesar otra angosta zona del desfiladero, nos vemos recorriendo un bonito tramo que nos recuerda al de otras rutas por famosos congostos.

Llegamos al final del desfiladero, al menos de su parte más abrupta

Una portilla de madera, la cual debemos atravesar, nos despide de este bonito tramo de la ruta.

La senda sigue estando claramente marcada

Rápidamente nos veremos recorriendo un frondoso bosque que nos aleja del desfiladero. Son varios los senderos que nos vamos a ir encontrando en esta parte de la ruta.

Atentos a las marcas

Las marcas del GR que nos acompaña nos serán de utilidad para poder seguir el camino correcto.

En este parte de la ruta tendremos algún que otro tramo de escaleras

La senda, bien definida, nos lleva en busca de los límites del bosque manteniendo el rumbo que marca el oculto río que nos trajo hasta aquí.

Salimos del bosque

Al rato la vegetación va cediendo y nos vemos frente a otra portilla que da paso a una verde pradera.

Atravesamos el prado

Desde aquí y con la vista puesta en nuestro siguiente destino atravesamos la pradera siguiendo el difuminado camino que la recorre. La maltrecha iglesia hacia la que nos dirigimos ya se deja ver frente a nosotros.

Llegamos al área recreativa de Ribera

Pero antes nos hemos de encontrar con otra área recreativa a la que llegamos tras cruzar otra portilla de madera. Ahora tan solo nos resta seguir el camino que parte desde esta zona de recreo.

Subimos hacia la iglesia

Dejamos por el momento a nuestra derecha el camino que lleva hacia Lalastra, otro de los puntos de partida de las rutas de senderismo que recorren este paraje, para ascender en busca de la iglesia.

Dejamos le camino y seguimos el sendero

A los pocos metros un cartel nos indica el comienzo del corto sendero que nos llevará hasta la iglesia de Ribera (1h 05min).

 

De Ribera al desvío hacia Santa Ana

 

Una vez disfrutado de las vistas que tanto la iglesia como su enclave ofrecen, descenderemos siguiendo nuestros pasos hasta el cruce con el camino de Lalastra que antes dejamos atrás.

Regresamos al cruce

Una vez en él tendremos que decidir si regresamos por el mismo lugar por el que llegamos, es decir a través del desfiladero o nos aventuramos a coronar la cima del Santa Ana.

Cruzamos el río y seguimos por la derecha

De ser así seguiremos por un instante el camino hacia Lalastra. Nada más cruzar el río nos despediremos de él para poner rumbo hacia la inconfundible cima que vamos a visitar.

Por ahora seguimos la pista principal

Son varios los senderos que surcan estas tierras y al momento volvemos a dejar atrás otro de los que llevan hasta Lalastra. La pista por la que vamos nos permite contemplar con calma la montaña hacia la que nos dirigimos.

Nos acercamos al momento de abandonar el camino

A nuestra derecha observamos un verde prado por el que parece ascender un difuminado camino tras cruzar un arroyo que corre en busca del río Purón.

Dejamos el camino y cruzamos el arroyo

Nosotros avanzamos unos pocos metros más al encuentro del desvío que debemos seguir. Un pequeño puente de madera nos permite cruzar el arroyo sin problemas.

Seguimos por la derecha

Nada más cruzar el puente la ruta se encamina hacia el difuminado camino que habíamos observado anteriormente.

Atentos a las marcas

De ahora en adelante tendremos que estar muy atentos a las marcas amarillas que señalizan el recorrido, ya que en esta zona de la ruta no esta tan definida como antes.

Seguimos el rumbo que marca el arroyo

Como única referencia tendremos el curso descendente del arroyo y los círculos amarillos casi ocultos por la vegetación.

Salimos a lo que parece un camino

Pronto llegamos hasta el camino que antes habíamos observado desde la pista por la que salimos de Ribera.

El sendero asciende separando los prados

La ruta sigue un enmarañado sendero que discurre paralelo al presunto camino. En realidad cabe la posibilidad de elegir cuál de los dos queremos seguir ya que ambos asciende casi unidos separando los dos prados que tenemos a ambos lados de nosotros.

Ahora sí, mejor por el sendero

Una línea de alta tensión marca el momento en el que ahora sí es mejor seguir por el sendero, más sombrío y sin tanta vegetación.

Atravesamos el prado

El sendero nos lleva de nuevo hasta el prado, que ahora debemos atravesar para seguir bordeándolo por su otro margen.

Bordeamos el prado

La ruta por el momento discurre por la línea que marca la separación entre el prado y el pinar que estamos bordeando.

La senda esta cubierta por la vegetación

Deberemos seguir estando atentos y buscar con calma las marcas amarillas que indican la ruta.

Entramos en el bosque

Nuestra senda como cabría de esperar se introduce en el bosque donde, por suerte, mejora su definición permitiéndonos seguirla con más facilidad.

La senda ya se puede seguir más facilmente

Continuamos ganando altura mientras nos sigue dando la impresión de que nos alejamos de nuestro objetivo.

Salimos a un camino y seguimos por la izquierda

Tras un zigzagueo de la senda, ésta nos saca a un camino carretero por el que avanzaremos unos poco metros hacia nuestra izquierda.

Ahora por la derecha

Rápidamente nos topamos con la continuación de la senda que se adentra en el bosque haciéndonos abandonar la relativa comodidad del camino.

Seguimos por el bosque

De nuevo nos vemos recorriendo un agradable sendero protegidos del sol por los árboles que nos rodean.

Cruzamos la alambrada

Nuestra senda nos conduce hasta un pequeño claro precedido de una portilla que nos permite atravesar la alambrada que nos separa de él.

Mantenemos el rumbo hasta llegar a los postes de las rutas

Una vez más nos vemos intuyendo el curso de la ruta mientras atravesamos esta zona. Frente a nosotros tenemos un cruce de caminos y a nuestra derecha el desvío hacia Santa Ana (1h 50min).

 

Desde el desvío hasta Santa Ana

 

Dejamos este cruce al que regresaremos tras el ascenso y emprendemos la marcha hacia la cima de esta montaña.

Comenzamos el ascenso a Santa Ana

Pronto nos damos cuenta del tipo de trazado que nos espera, una trocha de montaña que lucha por abrirse paso entre la espesa vegetación.

Salimos a un camino

Unos pocos metros más arriba nuestra senda desemboca en un maltrecho camino que asciende en busca de las torretas del tendido eléctrico que atraviesa esta montaña.

Cruzamos una maltrecha portilla

Ascendemos por él pero pronto se vuelve a transformar en una senda que corta la ladera de la montaña. La senda al llegar a la altura de una de estas torres gira bruscamente dirigiéndose hacia otra de estas torres.

Nos dirigimos hacia la segunda torre eléctrica

Con el tendido eléctrico cimbreando sobre nuestras cabezas seguimos ganando altura acercándonos con cada paso a la metálica torre.

Ojo por la derecha

Al llegar a su altura, a nuestra derecha, veremos la continuación de la trocha que ahora si emprende el empinado ascenso que nos llevará hasta la cima.

La vegetación casi no deja espacio

Esta parte de la ruta, bastante descarnada y empedrada a la que también se suma la exuberante vegetación, no nos deja avanzar con facilidad.

La senda tiene tramos bastante empedrados

Nos veremos obligados a salvar algún que otro tramo algo escarpado aunque sin complicaciones para alguien acostumbrado a este tipo de terrenos.

Sencillo tramo antes de la cima

Tramo como el que precede a la cumbre en el que salvaremos la zona rocosa que le da acceso.

Llegamos a la cima del Santa Ana

Una vez en la cima del Santa Ana (2h 10min) veremos recompensado nuestro esfuerzo con las magníficas panorámicas que ofrece esta bella montaña.

 

Desde Santa Ana hasta Herrán

 

Una vez recuperado el aliento emprenderemos el descenso con la debida precaución, siguiendo el mismo trazado que usamos para subir.

Ojo no saltarse este desvío

Es importante no saltarse los pocos cruces o desvíos que nos vamos a encontrar, para llegar sin problemas hasta la campa donde tomamos el desvío hacia Santa Ana (2h 25min).

Llegamos por la derecha y continuamos el descenso

Una vez en él seguiremos descendiendo por nuestra derecha o de frente si tomamos como referencia nuestra llegada desde Ribera.

Seguimos descendiendo

Por delante nos aguarda un largo descenso para llegar al desfiladero del río Purón. El camino a seguir, claramente marcado, no deja lugar a muchas dudas en los pocos cruces con los que nos hemos de encontrar.

Comenzamos con los zig zag

Como no podía ser de otra manera nuestro sendero comienza el engorroso zigzagueo que nos lleva a perder altura con cierta calma.

La senda nos hace perder altura con rapidez

El terreno bastante empedrado nos recuerda con cada paso que el descenso también tiene su exigencia.

Nos acercamos a la bifurcación

Poco a poco y tras varios serpenteos por la ladera de la montaña, nos vamos acercando a la unión con el camino que nos llevó al interior del desfiladero.

Llegamos a la unión de los dos senderos

La bifurcación (2h 45min) que nos une con la ruta del desfiladero marca también el final del descenso desde Santa Ana, aunque todavía nos queda un buen tramo de bajada hasta la ermita de San Roque y San Felices (2h55min) siguiendo eso si un trazado ya conocido.

Seguimos el curso descendente del río

Una vez en la ermita tan solo nos resta recorrer la distancia que nos separa de Herrán (3h 10min) donde finaliza esta ruta.

 


Toda la información relacionada con la ruta, textos, imágenes, vídeos, mapas, esquemas, tracks, poblaciones, y lugares de interés turístico están publicadas a título orientativo, pudiendo no coincidir con el estado actual de cada lugar. Antes de realizar cualquier actividad, valora tus conocimientos técnicos, tú forma física, infórmate sobre la meteorología y las variaciones que hubiera podido sufrir la ruta, equípate correctamente, sé prudente y responsable en todo momento, no sobrepasando tus capacidades. Desde el compromiso de SENDITUR con la  Naturaleza y el respeto al equilibrio del medioambiente, SENDITUR te insta a viajar de una forma responsable, con bajo impacto ambiental y respetando en todo momento el entorno Natural, Cultural y Social de allí por donde pases. Para cualquier sugerencia, SENDITUR te invita a enviar un correo a

 

SendisenderistaFicha técnica

 

Distancia total. 10,4 Km

 

Tiempo total. 3h 10min

Asumir el tramo de ascenso al monte Santa Ana supone aproximadamente 1h más en comparación con regresar por el desfiladero. No están contabilizados los posibles desvíos que se acercan a la orilla del río.

 

Época del año. Atención en épocas de lluvias o deshielo

El agua es una de las protagonistas de gran parte de la ruta, por lo que para bien y para mal condiciona totalmente este recorrido haciéndolo incluso desaconsejable según qué días. Las aves también tienen su importancia, al recorrer aunque sea a distancia un espacio natural que es su habitad habitual, siendo los meses de primavera y verano el periodo de cría de la gran mayoría de ellas.

 

Material necesario. Unos prismáticos para observar las aves

En condiciones normales unas zapatillas de senderismo sería suficiente si solo recorremos el desfiladero, mientras que si ascendemos hasta el Santa Ana son más aconsejables las botas. Por lo demás llevar algo de comida y por supuesto agua, a lo que debemos sumar como siempre la protección contra el sol y la ropa adecuada para cada época del año, tiene que ser parte de nuestro equipamiento habitual.

 

Desnivel acumulado. 1.330 m   Desnivel positivo. 665 m   Desnivel negativo. 665 m

 

Altitud máxima. 1.039 m   Altitud mínima. 582 m

 

Dificultad. Moderada

 

Física

Por descontado la mayor dificultad de esta ruta viene marcada por el ascenso al Santa Ana, que de no realizarse rebajaría en gran medida el grado de exigencia al que nos enfrentamos. El calor también puede contribuir, endureciendo considerablemente la jornada, ya que esta zona soporta altas temperaturas en verano. La ausencia de fuentes a lo largo de la ruta nos obliga a ser previsores para evitar malos momentos innecesarios.

 

Severidad del medio

Posibles desprendimientos, el caudal y la fuerza del río, zonas expuestas a caídas verticales, tramos empedrados y con pequeñas trepadas son factores que están presentes y a los que estamos expuestos en uno u otro tramo de la ruta, pero que con la suficiente prudencia y sentido común, salvo las situaciones que no dependen de nosotros, no debieran de suponernos ningún problema. Por supuesto con lluvia, nieve o hielo todo se vuelve mucho más complicado y hasta desaconsejable en según qué situaciones. 

 

Orientación

La gran cantidad de senderos que surcan esta zona pueden generarnos más de una duda, llegando a confundirnos con unas marcas y las otras. Nuestro sendero está definido por marcas amarillas más claras en la subida al Santa Ana, que por otro lado es donde la ruta más difícil es de seguir dado que la vegetación casi cubre por completo el sendero haciéndolo desaparecer en algunos tramos. Al llegar a la ermita de San Roque y San Felices no deben confundirnos las marcas verdes y blancas del PR, ya que éste deja la compañía del río mientras que nosotros continuamos junto a él.

 

Lugares importantes de paso

 

NOMBRE LUGAR DE PASOTIEMPO HASTA ÉLALTITUDDISTANCIACOORDENADAS UTM
 01-Herrán0h 00min582 m0 Km30T 481423 4741281
 02-Ermita de San Roque y San Felices0h 15min640 m1,1 Km30T 481316 4741990
 03-Bifurcación0h 25min653 m1,6 Km30T 481240 4742395
 04-Ribera1h 05min774 m3,9 Km30T 481210 4744287
 05-Desvío hacia Santa Ana1h 50min907 m6,3 Km30T 481799 4742888
 06-Santa Ana2h 10min1.039 m6,9 Km30T 481488 4743071
 07-Desvío hacia Santa Ana2h 25min907 m7,5 Km30T 481799 4742888
 08-Bifurcación2h 45min653 m8,8 Km30T 481240 4742395
 09-Ermita de San Roque y San Felices2h 55min640 m9,3 Km30T 481316 4741990
 10-Herrán3h 10min582 m10,4 Km30T 481423 4741281

Coordenadas UTM Datúm WGS84

 

Perfil de la ruta

Perfil de la ruta

Cartografía

Mapa topográfico con el recorrido

IGN

 

Este esquema con el trayecto es aproximado y ha sido creado a partir de la base cartográfica derivada © Instituto Geográfico Nacional  "Cuadrante 0136-2 y 0110-4, 1:25.000"

 

 

Tracks y mapas

Senditur ha manipulado los tracks para corregir los puntos aberrantes que pudieran existir, ocasionados por problemas con la recepción de la señal GPS. En cualquier caso los tracks son siempre aproximados.

 

Sigue al senderista virtual

 

 

Descubre que tienes a tu alrededor con la APP de Senditur disponible para:

Ico_Android     Ico_iOS

 

SENDITUR te anima al uso de las nuevas tecnologías a tu alcance, utilizándolas a modo de apoyo y consulta en tu actividad, no basando la realización y la orientación de la misma única y exclusivamente en ellas, ya que éstas pueden ver alterado su funcionamiento por muy diversas causas, no funcionando correctamente y llegando a no ser precisas sus indicaciones. SENDITUR no se responsabiliza de cualquier mal uso y/o funcionamiento de sus guías electrónicas y recomienda que cada uno sea responsable y prudente en la realización de la actividad. Todas las opiniones, consejos y/o valoraciones realizadas por SENDITUR en sus descripciones están sujetas y/o se refieren a las condiciones específicas que SENDITUR se encontró el día concreto de la realización del recorrido, refiriéndose a ese día en concreto y siempre tomando como referencia a personas entrenadas y con la debida experiencia, con un nivel alto de preparación tanto física como técnica, además de correctamente equipadas, por lo tanto todas las opiniones, valoraciones y/o consejos son a título orientativo.

FICHA Y TRACKS

 

Equípate para la ruta

 

Elegir correctamente el material que debemos emplear en una ruta puede marcar la diferencia entre pasar un día agradable o no guardar un buen recuerdo del recorrido realizado. Adaptar nuestro equipo a las condiciones meteorológicas, las características de la ruta y las nuestras propias, es decir, equiparnos correctamente no solo nos ayudará en la ruta, también nos aportará una mayor seguridad. A continuación os proponemos algunos ejemplos que esperamos os sean de utilidad.

 

Ropa

 

El medio natural en el que nos movemos es cambiante, por ello la ropa que elijamos debe cumplir una serie de particularidades. Confort, transpirabilidad, resistencia, ligereza, o impermeabilidad varían en función de cada prenda y del uso al que la vayamos a destinar. Utilizar diferentes capas ampliará nuestras opciones permitiéndonos protegernos mejor del frío, el viento o la lluvia.

 

Primera capa

Camiseta

 

Al estar en contacto directo con la piel la característica principal que debe tener es una gran capacidad de evacuación del sudor, a la que hay que sumar un rápido secado. Otra de las funciones más desconocidas de esta capa es protegernos de los rayos del sol en verano. Camiseta técnica y de fibra, transpirable y con factor solar.

 

Segunda capa

Fibra

 

La función principal de las prendas intermedias es retener el calor corporal, evacuar el sudor e incluso algunas prendas actuar de cortavientos protegiéndonos del frío. Habitualmente compuestas de fibras, deben ser de secado rápido, con resistencia a la abrasión y de poco peso, además de cómodas. Chaqueta de fibra con capucha, resistente al viento y con acabado repelente al agua.

 

Tercera capa

Impermeable

 

Prenda pensada para aislarnos en lo posible de las inclemencias del tiempo, lluvia, nieve, viento. Tiene que tener una buena relación entre impermeabilidad y transpirabilidad, además de ser ligera y resistente. Nos permite combinarla con las capas anteriores en función de las condiciones meteorológicas. Chaqueta impermeable-transpirable con membrana.

 

Pantalón

Pantalón

 

Pantalón de senderismo ligero y cómodo, confeccionado en tejido elástico para que se adapte mejor a nuestros movimientos, tiene que ser resistente y de secado rápido. Pantalón técnico, con refuerzos y tejido repelente al agua.

 

 


 

 

Calzado

 

El calzado es una parte fundamental de nuestro equipamiento, no tenemos que olvidar que habitualmente nos acompañará durante toda la actividad. Agarre, comodidad, transpirabilidad e impermeabilidad son algunas de las características que debemos tener en cuenta y que van de la mano junto a su rigidez y robustez, aspectos que hacen a cada calzado diferente y enfocado a un tipo u otro de uso y terreno.

 

Bota técnica

Bota Técnica

 

La montaña estival o determinados recorridos de trekking requieren de un calzado más técnico y versátil, que nos aporte el agarre, el confort y la seguridad apropiados para los terrenos abruptos por los que discurren este tipo de rutas o ascensiones. Bota impermeable, con refuerzos y suela de alta adherencia.

 

 


 

 

Complementos textil

 

En ocasiones los grandes olvidados, hasta que los echamos en falta o nos damos cuenta de su importancia. Protegen del frío, del viento, del sol o de la humedad las zonas más delicadas de nuestro cuerpo, las más expuestas a las inclemencias del tiempo y las que antes notan sus efectos. 

 

Calcetines

Calcetines

 

Uno de los complementos más importantes a tener en cuenta. Tienen que mantener el pie seco y fresco, evitar rozaduras, ser confortables y resistentes, es muy importante que tengan un buen rendimiento termal, es decir, regular la temperatura del pie en función de las condiciones meteorológicas. Elaborados en lana merina, cuentan con refuerzos en puntera y talones.

 

Gorras, pañuelos y sombreros

Gorra

 

Protegernos la cabeza de los rayos del sol, del frío y del viento es imprescindible en cualquier actividad que realicemos al aire libre, sobre todo si, como es el caso, vamos a estar varias horas a merced de los elementos. Tejido ultra ligero de alta transpiración, cuenta con ajuste por velcro.

 

Guantes

Guantes

 

Junto con los pies, las manos son las primeras en sufrir los efectos del frío, por lo que mantener su temperatura es sumamente necesario. Es importante que tengan un buen equilibrio entre la calidez del guante y la maniobrabilidad que nos permite, admite la composición por capas. Corte de bajo perfil, ajustados y finos.

 

 


 

 

Equipo, tecnología y accesorios

 

Su utilidad es indiscutible tanto a la hora de preparar o planificar nuestra actividad, como a la hora de realizarla. Electrónica, transporte, seguridad… todo un mundo de accesorios en constante evolución que nos ayudan al mismo tiempo que nos exigen conocerlos y saber usarlos correctamente para sacarles el máximo partido.

 

Mochila

Mochila

 

Tamaño, estructura y sistemas de ajuste, junto con los detalles técnicos y materiales empleados, son variables que debemos observar para obtener un modelo adecuado a nuestras necesidades. Mochila de trekking capacidad media, aproximadamente de 30l. 

 

GafasGafas

 

Elemento fundamental en nuestra actividad al aire libre para evitar lesiones oculares, al resguardar nuestros ojos no solo del sol, sino también del viento y del frío. Gafas de sol cat.2-4 lente fotocromática.

 

Bastones

Bastones

 

Nos proporcionan estabilidad en terrenos complicados, liberan a las piernas de parte de la tensión y sobrecarga que sufren, activan la circulación del tren superior del cuerpo. Bastones telescópicos con antichoque.

 

Botiquín

Botiquín

 

Uno de los imprescindibles en nuestra mochila, te ayudará a solucionar pequeños imprevistos que pueden surgir en el medio natural y a los que estamos expuestos, picaduras, rozaduras, urticarias… Botiquín básico de primeros auxilios.

 

Mapas, Brújula y GPS

 

Mapa y BrújulaMuchos de los recorridos que realizamos suelen estar perfectamente señalizados y bien definidos, aún así en nuestra mochila nunca deberían faltar los elementos necesarios que, en caso de necesidad, nos permitan orientarnos, seguir la ruta y llegar a nuestro destino. Mapa, brújula, GPS… son unos buenos compañeros de viaje que nos proporcionan seguridad y nos ayudan en el medio natural. Guía de la ruta y mapa del recorrido.

 

Hidratación y alimentación

Cantimplora

Durante todo el año, en nuestros recorridos, debemos hidratarnos y alimentarnos adecuadamente. Los largos recorridos, el calor o la humedad juegan en nuestra contra haciéndonos perder energías y líquidos, vitales para nuestro organismo e importantes para no pasarlo mal en el recorrido. Cantimplora de 1l.

 

 


 

 

Material para mascotas

 

No podemos olvidarnos de nuestro más fiel compañero que nos acompaña allí donde vamos recorriendo las mismas rutas, aguantando la misma lluvia o pasando el mismo frío. Por suerte hoy en día disponemos de una serie de complementos que nos permitirán protegerlo y equiparlo como es debido para que podamos disfrutar juntos de la ruta elegida. 

 

Botines

Botines

 

Los terrenos duros o rocosos pueden generar heridas en las almohadillas plántales de nuestro perro además de un desgaste excesivo. Botines ajustables con detalles reflectantes.

FICHA Y TRACKS
LOCALIDADES

Localidades en la ruta

 

Herrán

 

Herrán, Burgos

 

 

 

Localidades cercanas a la ruta

 

Frías

 

Frías, Burgos

 

 

Tobera

 

Tobera, Burgos

 

EL TIEMPO

CURIOSIDADES

¿Sabías que…

 

Ribera a principios del siglo XX contaba con aproximadamente 31 casa y poco más de 93 habitantes, lo que la convertían en uno de los pueblos más importantes de la zona. Desde entonces comenzó un lento despoblamiento dando como resultado su total abandono allí por finales de los años 60.

 

No te pierdas…

 

La visita a Herrán, la localidad bien merece dedicarle un agradable paseo por sus calles descubriendo su señoriales y cuidadas casas o acercándonos hasta su erguida iglesia desde la que se puede ver una amplia panorámica del pueblo y su entorno.

 

 SERVICIOS TURÍSTICOS

 

Servicios Turístico Senditur

 

 CAMINAMOS CONTIGO

La Gran olvidada

 NO TENGAS DUDAS 

 

Con nuestra App podrás descubrir lo que tienes a tu alrededor como las montañas, las localidades o los lugares de interés.

 

Ico_móvil

Información disponible:

Descubre lo que te rodea

 

Ico-Android     Ico-iPhone

 

 COMPARTE TU EXPERIENCIA

 

Comparte tus experiencias

 

Te agradeceríamos que nos escribieras para informarnos de cualquier dato erróneo o no actualizado que hayas encontrado, o simplemente para hacernos llegar tu opinión a Muchas Gracias.

 

 COMPROMISO ECOLÓGICO

 

Cuida la Naturaleza No tires basura

Valle Salado de Añana

Valle Salado de Añana

Salinas de Añana, Álava

Paisaje con miles de años de historia

Monasterio de Santa María de Rioseco

Monasterio de Santa María de Rioseco

Valle de Manzanedo, Burgos

Una de las ruinas más bellas de las Merindades

Ermita de San Felices de Bilibio

Ermita de San Felices de Bilibio

Haro, La Rioja

Paraje emblemático donde se aúna devoción y tradición.

Monumento Natural de Ojo Guareña

Monumento Natural de Ojo Guareña

Merindad de Sotoscueva, Burgos

Complejo kárstico más extenso, en cuevas, de la Península Ibérica